La enfermedad "rompe huesos", como se conoce al dengue por el intenso dolor que produce en los músculos y las articulaciones, se ha metido entre nosotros. Se trata de una patología viral transmitida por mosquitos, que se caracteriza por producir inflamación de los ganglios y erupción en la piel. Pero no todos los mosquitos contagian el dengue, sólo aquellos que previamente han picado a alguien enfermo.
Existen cuatro tipos de virus y la primera vez que una persona es contagiada por cualquiera de estos 4 virus, adquiere el dengue, pero nunca volverá a padecer dengue por el mismo virus. En cambio, si la persona vuelve a ser picada por un mosquito portador de uno de los tres restantes virus, sufrirá otra vez dengue. Por lo tanto, una persona puede tener hasta cuatro veces dengue.
De acuerdo a las últimas cifras proporcionadas por las autoridades sanitarias del país y de la provincia, en Salta hay 352 casos confirmados de dengue hasta ahora, y en todo el país, la cifra asciende a 15 mil. La mayor cantidad de casos se ubica en la zona noreste del país, sobre todo en Misiones.
En la provincia de Salta se llevan a cabo tareas de prevención y disminución de propagación de la enfermedad a través de la acción conjunta de los municipios y las comunidades barriales, alertadas por los 250 casos autóctonos y 102 foráneos que se han registrado, con mayor incidencia en Orán, seguida por Apolinario Saravia, El Quebrachal, Las Lajitas, General Güemes y la Capital.

¿Cómo se contagia?

El dengue es transmitido por la picadura del mosquito Aedes aegypti. Cuando el mosquito se alimenta con sangre de una persona enferma de dengue y luego pica a otras personas, les transmite esta enfermedad. El contagio solo se produce por la picadura de los mosquitos infectados. No se transmite directamente de una persona a otra, ni a través de objetos ni de la leche materna.
El mosquito que transmite el dengue, se desarrolla en envases caseros que puedan retener agua estancada.
Al no existir aún una vacuna disponible contra el dengue, prevenir la enfermedad es una constante y a la vez simple tarea que involucra la responsabilidad de cada persona y cada familia en el cuidado personal y del ambiente.

Evitar el problema

Básicamente, los especialistas recomiendan que las personas apliquen repelente contra insectos en la piel expuesta. Que rocíen su ropa con repelentes ya que los mosquitos pueden picar a través de la ropa de tela fina. Que usen camisas de manga larga y pantalones largos. Que se usen mosquiteros en las camas. Se recomienda echar insecticidas en la habitación 1 hora antes de acostarse.
En cuanto a los cuidados ambientales, cada casa, jardín, terreno, debe ser revisado en búsqueda de recipientes que puedan acumular agua. Incluso hay que eliminar el agua de los huecos de árboles, rocas, paredes, pozos, letrinas abandonadas. Hasta recomiendan rellenar los huecos de tapias y paredes donde pueda juntarse agua de lluvia. Se deben enterrar latas, llantas y demás recipientes u objetos que puedan almacenar agua. Los que no se puedan tirar, deben colocarse boca abajo o con tapa.
Especial atención con el agua de los floreros que debe cambiarse cada 3 días. De ser posible, habría que usar productos alternativos en lugar de agua, como geles o arena. Y ¿quién no tiene una mascota? Hay que cambiar el agua de su bebedero a diario y lavarlos con esponja. Las piscinas deben mantenerse limpias, cloradas o vacías todo el año.

Así como las persona se unen en los barrios y en los pueblos para encarar tareas solidarias, así hay que enfrentar al dengue: en comunidad. Por eso, esta vez sí está permitido mirar la casa del vecino, advertirle sobre posibles depósitos de agua, hablar con él y contarle cuáles son las medidas recomendadas para no dejar que el mosquito deposite sus larvas. Boca a boca, casa por casa. Combatir al causante de esta "epidemia nacional", según lo dijo el ministro de Salud Jorge Lemus, es responsabilidad de todos.
Muchas personas se sienten aterradas cuando tienen síntomas parecidos a los de la gripe, por su paralelismo con el dengue. Por eso, si ha viajado o vive en una zona donde se conocen casos de dengue y tiene fiebre alta, con intenso malestar general, dolor de cabeza, dolor detrás de los ojos, y dolores de los músculos y articulaciones, consulte al médico, al Centro de Salud, y allí le dirán si es posible que se trate de dengue y qué debe hacer.
Lamentablemente no hay un tratamiento específico para la enfermedad, sólo se realiza el tratamiento de los síntomas. Por eso es importante ante la sospecha concurrir al Centro de Salud.

No se automedique

Esto es muy importante, teniendo en cuenta el mal hábito de la automedicación: NO tomar aspirina e ibuprofeno, porque puede favorecer las hemorragias, otro síntoma de un tipo de dengue. La única droga indicada en caso de dolor intenso o fiebre es el paracetamol. Una vez detectado el paciente, es muy importante utilizar mosquiteros donde se encuentra mientras tenga fiebre para evitar que sea picado por mosquitos, y que de esa manera otros mosquitos se infecten y puedan contagiar a otra persona.

Mitos y verdades sobre el dengue: Un informe del CONICET despeja las dudas

1. El dengue es una enfermedad de la pobreza.
Falso. "La transmisión ocurre en cualquier vivienda que tenga criaderos. Se ha demostrado en Perú, Brasil y Buenos Aires que los jardines de los barrios de mayor nivel adquisitivo suelen tener importante cantidad de criaderos de Aedes aegypti y además sus habitantes han adquirido la enfermedad".
2. Las bajas temperaturas terminan con el mosquito del dengue.
Falso. "Desde hace 18 años estudiamos la dinámica del mosquito en Buenos Aires. Durante el invierno, en las paredes de los recipientes quedan acumulados los huevos de esta especie, los cuales son resistentes a condiciones desfavorables como las bajas temperaturas, y la baja humedad del aire. En la primavera siguiente los huevos sobrevivientes dan origen a un nuevo ciclo estival del vector".
3. Todos los mosquitos transmiten dengue.
Falso. Salvo casos muy excepcionales, "los mosquitos nacen sin el virus y para poder transmitir el dengue, primero tienen que infectarse al ingerir sangre de una persona virémica y el virus tiene que lograr reproducirse en las glándulas de la saliva del mosquito para poder infectar. Existen más de 3.000 especies distintas de mosquitos en el planeta. Para la Argentina se conocen más de 200 especies y sólo el Aedes aegypti transmite el virus dengue".
4. El dengue se transmite de persona a persona.
Falso. "Una persona transmite el dengue a otras personas solamente a través de las picaduras del mosquito Aedes aegypti. No se conoce otra forma de transmisión del virus".
5. El mosquito sólo pica de día.
Parcialmente correcto. A diferencia de otras especies de mosquitos, las investigaciones afirman que el Aedes aegypti "necesita ver a su víctima para posarse y que es más probable que la picadura ocurra durante las horas del día o con luces encendidas durante la noche".
6. Colocar borra de café en el agua de las plantas mata las larvas.
Falso. "Existe un trabajo que demuestra mortalidad con cafeína (no borra del café) en concentraciones muy elevadas. No tiene sentido común esta acción. Si se puede acceder al recipiente o potencial criadero será más sencillo, 100% efectivo y duradero darlo vuelta para que no contenga agua y de esa forma evitar su reproducción. Aplicar cualquier producto larvicida al agua hará que la eficiencia de control dependa de la concentración del producto, la periodicidad y la responsabilidad a lo largo del tiempo de quien aplica el producto. El Aedes aegypti es un mosquito muy oportunista, que aprovecha los lugares que no tenemos en cuenta y los momentos donde no nos ocupamos.
7. Tomar vitamina B impide la picadura del mosquito.
Falso. "Se ha probado el complejo de Vitamina B12 en el norte de Salta y en Misiones durante una importante epidemia de dengue para evaluar la cantidad de criaderos de Aedes aegypti. En uno de los sitios parecía dar buenos resultados. En el otro sitio claramente no funcionó y puso en riesgo la salud. El efecto de los repelentes no sólo dependen de nuestra fisiología, sino también del ambiente donde nos hallemos".
8. Untarse la piel con vinagre o con ajo sirve como repelente.
Falso. Las hembras de los mosquitos son atraídas y siguen un gradiente de concentración calor y sustancias emitidas por la piel, como por el acido láctico de nuestra transpiración y por el anhídrido carbónico (CO2) que eliminamos en la respiración. Un repelente efectivo es aquel que logra interferir en las señales de detección de esos atractantes y dependerá de la fisiología de cada piel. Lo que sirve en algunas personas no sirve para otras".
9. La aplicación de larvicidas es recomendable para eliminar las larvas de todos los objetos.
Falso. Según la investigación, no tiene sentido la utilización de larvicidas cuando la acción que se puede realizar es más sencilla: "Es mucho más efectivo eliminar los recipientes que son capaces de acumular agua y que resultan inútiles, dar vuelta los útiles que están en desuso y tapar muy bien aquellos necesarios para acumular agua. Es importante tapar muy bien los agujeros presentes en el recipiente de tamaño igual o mayor a un mosquito".
10. La fumigación termina con el dengue.
Falso. "La fumigación es sólo un complemento para la situación de urgencia cuando se detecta un caso de un infectado que pudo haber infectado mosquitos. En esos casos se pretende eliminar mosquitos infectados. Los insecticidas suelen provocar cepas resistentes de mosquitos a los insecticidas usados y efectos adversos sobre la salud de personas sensibles a los insecticidas".




¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia