En el ejido urbano de Rosario de la Frontera, según un diagnóstico realizado, existen más de 20 lugares que son utilizados por los vecinos para crear microbasurales.
El problema se presenta en todos los sectores de la ciudad incluyendo el rural, sin embargo, el 70% de los vertederos irregulares están en el sector urbano.
A propósito del tema, desde la Municipalidad se recordó a los vecinos que se encuentra en vigencia la ordenanza 2.269/00, la cual prohíbe arrojar residuos domiciliarios y comerciales, restos de poda y residuos de desmalezamiento en lotes baldíos y veredas, y espacios públicos.
La norma prevé que en caso de ser sorprendidos en infracción los vecinos deberán pagar las siguientes multas: primera infracción, $100; segunda, $200 y tercera infracción, $500.
Además, existe otra ordenanza que prohíbe la creación de microbasurales que prevé otras sanciones al respecto. Las multas por incumplimiento van desde los $1.000 a los $3.000.
Por otra parte, la Dirección de Bromatología junto a otras oficinas municipales trabajan en una intensa campaña para generar conciencia entre los vecinos, que incluye avisos radiales y televisivos, entrega de folletería, talleres de sensibilización, visitas puerta a puerta, limpieza de los sectores abordados y colocación de carteles.
"La campaña que hemos iniciado contempla no solo limpiar como siempre se hizo; sino que incorpora otras acciones como charlas de concientización que dictamos en barrios, colegios, centros de salud y a través del programa La Muni en tu barrio", manifestó el director de Defensa Civil, Gustavo Sajarevich. Para el funcionario, el rol de socios activos que deben cumplir los vecinos es fundamental para erradicar esta cultura ambiental errónea que poseen algunos pobladores. "La limpieza en el sector aledaño al Concejo Deliberante, se debe hacer con periodicidad", destacó Facundo Cabrera, director de Bromatología.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora