Los investigadores hallaron un contrato por el cual la esposa del exfuncionario kirchnerista, María Amalia Díaz, le alquila desde 2009 una casa, en Río Gallegos, al empresario detenido en el marco de la causa denominada la ruta del dinero K. Hay otro procedimiento en el convento de General Rodríguez.
Efectivos policiales realizan esta mañana operativos simultáneos en el ostentoso domicilio de Tigre del exsecretario de Obras Públicas kirchnerista, José Francisco López, y en el convento de General Rodríguez, en el marco de la imputación por enriquecimiento ilícito.
Se trata de la segunda ola de allanamientos ordenada por el juez federal Daniel Rafecas. El magistrado encabeza la investigación surgida a raíz de la detención del exfuncionario que fue descubierto mientras intentaba enterrar dinero valuado en casi nueve millones de dólares en el monasterio ubicado en el conurbano bonaerense.
Embed
Uniformados de la Policía Federal, la Policía Bonaerense y Bomberos de Tigre trazaron esta mañana un perímetro de cien metros alrededor de la mansión sobre el río Luján para llevar adelante las tareas de pesquisa mandatadas por el fuero federal.
En el rastrillaje, la policía levantó hasta el piso de la pileta para encontrar más pruebas. En el rastrillaje, la policía levantó hasta el piso de la pileta para encontrar más pruebas.
Los investigadores sospechan que el ex ecretario de Obras Públicas cuenta con más bóvedas ocultas en los domicilios allanados, donde habría depositadas otras sumas de dinero y bienes de origen ilícito o no declarados similares a los que se encontraron la semana pasada en el monasterio bonaerense "Nuestra Señora de Fátima", cuando estalló el escándalo.
Hasta ahora, la Justicia realizó en la semana trece allanamientos en distintas propiedades y tenencias vinculadas a López. En el caso del domicilio de Tigre, los efectivos solo encontraron un magro botín de 2.500 dólares, mientras crece la sospecha de que la familia fue avisada previamente del procedimiento.
Luego de ser descubierto in fraganti, López, mano derecha del exministro de Planificación Julio de Vido y hombre de confianza de los expresidentes Néstor y Cristina Kirchner, fue procesado por la Justicia por enriquecimiento ilícito y tenencia ilegal de arma.
Ayer, la Unidad de Información Financiera (UIF) presentó otra denuncia contra el ex funcionario y sumó una causa más, esta vez por presunto lavado de dinero.
El imputado permanece detenido desde la noche del jueves en el pabellón psiquiátrico de la cárcel federal de Ezeiza, luego de manifestar una 'conducta paranoide' al ingresar en la prisión que comparte con el ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime y el empresario Lázaro Báez.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora