Se cumplieron este lunes 2 de mayo 34 años del hundimiento del Belgrano. La fecha fue recordada y forma parte de la memoria de la Guerra por las Malvinas.
El 2 de mayo de 1982, el conflicto bélico entre el Reino Unido y la Argentina por las islas dio un giro decisivo: ese día las tropas británicas hundieron el crucero General Belgrano.
En el hecho murieron 323 soldados. El ataque al buque argentino fue motivo de polémica y debate internacional, ya que estaba fuera de la zona de exclusión, o sea, fuera del área de combate.
La decisión, se supo hace algunos años, fue tomada por la entonces primera ministra Margaret Thatcher, quien había dado órdenes de atacar a "cualquier buque, submarino y nave auxiliar de la armada argentina" que se juzgara un peligro para la Task Force (Fuerza de Operaciones) "no importa dónde se hallara".
De acuerdo con la versión oficial británica, redactada por el historiador sir Lawrence Freedman (The Official History of the Falklands Campaign), la luz verde para hundir el Belgrano no fue dada durante una reunión regular del gabinete de guerra, sino por "algunos miembros de ese grupo más otros políticos y funcionarios presentes durante un almuerzo presidido por Thatcher en Chequers".
El hundimiento del ARA General Belgrano se produjo un día domingo, a consecuencia del ataque del submarino nuclear británico HMS Conqueror.
El hecho permitió a los británicos la superioridad naval en la zona.
El comandante del Belgrano, Héctor Bonzo, resumió así la primera notificación que tuvo por parte del Estado Mayor sobre la acción bélica a emprender sobre Malvinas: "Se nos pidió un secreto total y absoluto con respecto a esta decisión, visto que el factor sorpresa sería prioritario en esta maniobra". Llevaba como dotación un grupo de oficiales, suboficiales, cabos, marineros, conscriptos, voluntarios y dos civiles, encargados de la cantina del buque.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora