Los problemas edilicios que presentan los juzgados Federales de la ciudad de Salta persistirán, al menos, por un par de meses más. A pesar de que el reclamo por las maltrechas instalaciones y el hacinamiento es una voz mancomunada entre trabajadores, gremialistas y autoridades, la falta de normalización en el Consejo de la Magistratura hace que el problema no tenga resolución próxima.
Según explicó Diego Palacios, referente de la Unión de Empleados Judiciales seccional Salta, esperan que en febrero se establezca la composición definitiva del Consejo, y recién luego de ello se podrá retomar el pedido de mudanza que se hizo meses atrás.
"Cuando vino Julio Piumato en diciembre hicimos una recorrida por todos los tribunales y corroboramos que la cuestión infraestructural anda muy mal, por ejemplo tenemos una fiscalía que funciona en un pasillo", detalló el sindicalista.
La fiscalía a la que hace mención queda en la planta baja de uno de los juzgados, y es la máxima expresión de la situación crítica de esas dependencias públicas.
Palacios indicó que "los expedientes están desparramados por todos lados, en cada espacio que hay se ponen expedientes porque no alcanza la superficie del depósito". El hacinamiento es notorio, tanto para las oficinas como para los elementos de trabajo y los archivos de las causas.
Una opción posible, cuando el Consejo pueda hacerse eco del pedido, será la digitalización de la información. Para ello se requerirá, como paso previo, un plan sistémico con criterios específicos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora