*

Hallan muerta a Micaela y queman la casa del asesino
La adolescente Micaela Aldana Ortega fue encontrada sin vida ayer a la madrugada en un descampado de la localidad de Ingeniero White después de estar desaparecida un mes y la Policía detuvo a un hombre que, agobiado por las pruebas, confesó ser el autor del crimen.
La chica, de 12 años, había desaparecido hacía un mes en el barrio Noroeste de Bahía Blanca, ciudad ubicada a unos 636 kilómetros al sureste de la Capital Federal, y su familia la buscó con desesperación hasta recibir la peor noticia en los primeros minutos de ayer domingo. Según reportaron fuentes policiales a la prensa, el cuerpo de Micaela apareció en un descampado de Ingeniero White, unos 10 kilómetros al sur del lugar donde la menor había sido vista por última vez acompañada de un hombre. Por el crimen de la joven detuvieron a Jonathan Luna, de 26 años, quien habría confesado a los investigadores ser el presunto autor del asesinato hace un mes, cuando la familia le perdió el rastro al joven.

FEMI.FEMI.jpg
Tras conocerse la aparición del cuerpo sin vida de la menor, unos 50 vecinos se juntaron frente a una vivienda ubicada en Juana Azurduy y Canning en la localidad de Ingeniero White, partido de Bahía Blanca, donde vive Luna, y la prendieron fuego. Jonathan Luna se quebró frente a la policía y confesó su autoría y dijo que la mató el mismo día que se fue de la casa, publicaron medios de prensa local tras señalar que, según fuentes oficiales, el hombre detenido es quien aparece a su lado en filmaciones y charlando con ella en Facebook, haciéndose pasar por una nena. El secretario de Seguridad de Bahía Blanca, Emiliano Álvarez Porte, confirmó que a la menor "la encontraron con las manos atadas, las piernas cruzadas, con la misma ropa con la que se había ido de su casa".
En tanto, unos 500 vecinos se movilizaron ayer al centro de la ciudad de Bahía Blanca para pedir por justicia. Todos los habitantes de Bahía Blanca están consternados por la noticia, y muchos de ellos sospechaban este final. Pero todos confiaban en la policía, sin embargo todo quedó en "veremos" y nadie hizo nada al respecto. La bronca saltó ayer.

Tenía pedido de captura

Jonathan Luna, el tucumano de 26 años que confesó el crimen, se escapó de la cárcel rionegrina de General Roca durante una salida transitoria. Contaba con antecedentes y pedido de captura en Río Negro por fugarse en una de sus salidas transitorias. El prontuario penal de Jonathan Luna está bastante sucio por sus escasos 26 años. La Policía de la Provincia ya había estado en la vivienda de Ingeniero White (Bahía Blanca) donde fueron halladas la campera y el celular de Micaela Ortega, pero para ese entonces no existía ninguna vinculación entre la menor y el acusado. Cuando la familia y los peritos pudieron desbloquear la cuenta de Facebook de la menor, aparecieron las pistas que condujeron a Luna, quien terminó confesando el crimen y guiando a la Policía hasta un monte en Cerri, donde estaba escondido el cuerpo, golpeado, con las manos atadas, las piernas cruzadas y con la misma ropa con la que se había ido de su casa. Las cámaras de seguridad callejeras captaron algunos momentos en los que se los ve caminando juntos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...