Catorce días después de que cayera a las aguas del río Bermejo, Mariano Méndez, de 67 años, fue encontrado por efectivos de la Policía Lacustre, con el cuerpo enterrado en un banco de arena.
El 26 de agosto el hombre fue al paraje La Esperanza, a unos 30 kilómetros de Rivadavia Banda Sur, junto a un amigo, para pescar en lancha.
La jornada transcurría con normalidad, pero en determinado momento, aparentemente a causa de una correntada, la lancha se dio vuelta y Méndez no logró salir a la superficie.
Su amigo se salvó de milagro y pudo salir del agua.
Al ver que Méndez no aparecía por ninguna parte, corrió a advertir a la Policía.
La División Lacustre y Fluvial implementó un operativo de búsqueda desde ese momento. Dieron vueltas en lanchas por diferentes sectores del río pero no hubo caso.
Recién el domingo pasado efectivos de esa división, observaron que en un sector, de forma casi imperceptible, había un líquido con las características de aceite, que emanaba un olor nauseabundo. Sospecharon que allí se hallaba el cuerpo del hombre y no dudaron en comenzar a excavar.
Efectivamente era el cuerpo de Méndez que se encontraba tapado por un banco de arena de un metro y medio de profundidad, y a una distancia de 100 kilómetros desde donde desapareció. Tras una ardua tarea, el cadáver pudo ser rescatado el jueves pasado.
Por disposición judicial se realizó la autopsia correspondiente y la entrega del cuerpo a los familiares.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


daniel cruz
daniel cruz · Hace 2 meses

Adiõs pescador.


Se está leyendo ahora