El extraño hallazgo de un cadáver sobre la ruta nacional 9/34, a 5 kilómetros al sur del cruce de Torzalito, dejó abiertos varios interrogantes, ya que hasta ayer el cuerpo no había sido identificado ni tampoco se tenían certezas sobre la causa de su muerte.
Cerca de las 3 de ayer, el Sistema de Emergencias 911 en General Güemes, recibió un llamado desde el puesto de Gendarmería Nacional ubicado en el peaje de Cabeza de Buey. Un gendarme informó que les había llegado información sobre un cadáver tirado sobre la ruta nacional 9/34, casi a mitad de camino entre la rotonda de Torzalito y la estación de peaje.
Inmediatamente, una patrulla de General Güemes partió al lugar indicado, una recta más bien corta, donde el pavimento está en buenas condiciones y donde no hay iluminación vial, por lo que a la hora del operativo no se veía más allá de lo que alumbraban las luces de los vehículo y las lámparas de los efectivos.
Sobre el asfalto, en el carril que corre en sentido norte-sur, los policías vieron el cuerpo de un hombre.
Al acercarse observaron que tenía la cabeza y el rostro destrozados y el cuerpo igualmente destruido.
"Estaba irreconocible. No se pudo ni siquiera determinar una edad cercana ni si se trata de un indigente o no", dijo una fuente cercana al operativo que se desplegó.
Un equipo de la Brigada de Investigaciones y del Cuerpo de Investigaciones Fiscales retiró el cadáver e inició la investigación. En la tarde aún seguía sin ser identificado y se esperaba que alguna persona se presentara a reclamar la búsqueda de algún familiar.
Sin denuncias
Junto al cadáver, los policías encontraron un vino tetra brik. Y en la ropa del hombre no hallaron ningún papel o documento que pudiera dar información sobre su identidad.
"Creemos que el hombre podría haber estado festejando algo o simplemente tomando cerca de la ruta, y que fue atropellado", dijo el informante.
Efectivos de la Policía de General Güemes visitaron a las pocas familias que viven en esa zona rural y nadie denunció la desaparición de una persona.
El dato sobre una camioneta que había circulado por la zona y que tenía abolladuras por un supuesto choque, llevó a una patrulla policial hasta la localidad de El Bordo.
Sin embargo, al entrevistar al propietario del vehículo, comprobaron que no coincidía el horario en el que circuló por la ruta nacional 9/34 con el del hallazgo del cadáver. La contundencia de las palabras del hombre llevó a que los policías descartaran esta línea de investigación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora