Una vecina domiciliada en la calle Mendoza al 1000, en la zona céntrica de la capital salteña, halló un artefacto explosivo de dudoso origen en la vereda de su hogar, el miércoles por la tarde.
Preocupada, la mujer llamó al 911 y avisó que encontró el objeto. Aparentemente alguien lo había dejado fuera de la casa.
Inmediatamente, personal del Departamento de Bomberos arribó al lugar y encontró el elemento.
Siguiendo el protocolo de seguridad, los efectivos cortaron las calles de la zona. Tras una verificación ocular se estableció que se trataba de una granada mortero calibre 81 M, de 56 centímetros, que podía ser levantada sin peligro alguno.
Se procedió al secuestro y traslado del artefacto hacia el Departamento de Bomberos para las pericias correspondientes. Hasta el momento se desconoce quien pudo dejar el artefacto en plena vía pública.
"Era grande, de color rojo, con líneas amarillas y era oscura en la parte de arriba y de abajo. Nos daba impresión al mirarla. Teníamos miedo de que reventara y alguien saliera lastimado", manifestó un vecino.
"Por suerte no pasó a mayores. No se sabe quién dejó la granada en la vereda, pero todos nos preocupamos al verla. Nunca encontramos este tipo de cosas raras por aquí", añadió otra vecina.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora