Embed
Mabel contó la curiosa situación que vive desde un día antes de Nochebuena. Casi como un regalo, apareció el reptil en su patio de su casa, ubicada en Lamadrid al 500. "Tenía miedo que atacara a mis dos tortugas y mis dos gatos, por eso fui a mi veterinario y me dijo que son inofensivos mientras no intentes hacer algo en su contra. Me aconsejó darle huevos, manzanas y bananas", recordó en diálogo con el portal Rosario 3.
Y así lo hizo. Desde que el lagarto eligió el patio de Mabel como hogar, ella lo alimenta cada mañana, antes de salir para el trabajo: "Le dejo su menú", dice. Cuando regresa, nada queda ya. También conoce sus hábitos: "Entre las 11 y las 14 aparece, toma sol y se baña, también toma agua" Desde que el lagarto eligió el patio de Mabel como hogar, ella lo alimenta cada mañana, antes de salir para el trabajo: "Le dejo su menú", dice. Cuando regresa, nada queda ya. También conoce sus hábitos: "Entre las 11 y las 14 aparece, toma sol y se baña, también toma agua".
El lagarto, según relató la mujer, era la mascota de un vecino de que vive a dos cuadras. Apenas lo vio en su patio, tocó a la puerta de sus dueños pero le pidieron tiempo para recuperarlo ya que atravesaban una pérdida familiar.
Sin embargo, los días pasaron y nadie lo fue a buscar. Ante esta situación, Mabel intentó múltiples gestiones a fin de que el lagarto sea devuelto a su hábitat natural. "La ignorancia da miedo, por eso fui y leí todo sobre él, y creo que tiene que regresar a la naturaleza", expresó.
Hasta ahora, sólo consiguió que el concejal Carlos Coscia le proporcionara una jaula a fin de poder trasladarlo. Sin embargo, el dispositivo no sirvió para la tarea. "Sólo pido que me encuentren una jaula de 1,30, yo proporcionaré la comida y una vez adentro, llamaré a fauna para que lo lleven a Mundo Libre", precisó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora