Hasta el 25 de enero están habilitadas las preinscripciones en la Universidad Nacional de Salta (UNSa), que se realizan vía internet en el portal de la casa de altos estudios: www .unsa.edu.ar. La confirmación de ese trámite digital podrá realizarse desde el 1 de febrero, y es condición necesaria para ratificar la regularidad como estudiante.
La UNSa reacomodó en este ciclo los calendarios con los que solía trabajar anteriormente, y extendió el período de preinscripciones hasta enero. En otros años solo se podía realizar la diligencia hasta diciembre. Ante la cantidad de solicitudes fuera de término que se presentaban, se optó por ampliar el lapso de inscripción.
Asimismo, se ha unificado el calendario para todas las unidades académicas, es decir, las seis facultades y todas las sedes (Orán, Tartagal, Cafayate y Metán-Rosario de la Frontera). La oferta académica se mantiene distribuida en las unidades de Humanidades, Económicas, Ciencias Naturales, Ciencias de la Salud, Ingeniería y Ciencias Exactas.
Según dijo el vicerrector, Miguel Ángel Boso, en el cierre del período lectivo 2015 la población de estudiantes de la institución rondaba entre los 28.000 y los 30.000; además, agregó que en el último año se incrementó el porcentaje de egresados. En Cafayate hay unos 80 alumnos, en Metán-
Rosario unos 380, en Orán 1.400 y en Tartagal 2.200.
El caudal de ingresantes del año pasado osciló los 10.000 alumnos, un crecimiento sensible en relación con los estudiantes de 2014. Sin embargo, el porcentaje de deserción fue notorio. Esa cuestión es una problemática aún irresuelta por la política universitaria.
De todas formas, las autoridades han justificado la cuestión con el argumento de que muchos de los que se preinscriben en realidad nunca asisten a clases. También fundamentaron que varios jóvenes, ante sus propias inquietudes y dudas, optan por inscribirse en varias carreras hasta tanto toman la decisión sobre el rumbo de su tránsito académico. Esos factores harían que los grandes márgenes de deserción tengan más impacto estadístico del que tienen en la realidad.
Este año la UNSa renovará sus autoridades, tanto a nivel de decanatos como así también en el escalafón rectoral. Las elecciones serán en los primeros meses de clases, que se inician el 14 de marzo, y serán el fin de la era de Víctor Claros al frente de la universidad, luego de dos mandatos consecutivos.
Esas circunstancias convierten al 2016 en un año bisagra de la vida universitaria. Los ingresantes no podrán participar de estas elecciones porque solo los alumnos regulares con cierto recorrido comprobado forman parte del padrón. Los comicios se organizan de manera jerarquizada, los votos se dividen según sectores: el 33% del total corresponde a los docentes, el 33% al personal de apoyo universitario (PAU) y el otro 33% a los estudiantes. Entonces, el voto de un estudiante vale menos que el de un docente o un PAU. Por una cuestión de cantidades son más los alumnos que los profesores o los administrativos.
x

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora