Hay 850 mil evacuados en las Filipinas

09-08-2012 - La temporada de monzones provocó registros de 390 milímetros de lluvia en 24 horas, junto al paso de dos tifones.

Cerca del 60% de la capital de Filipinas, donde viven unas 12 millones de personas, permanece inundada y los equipos de emergencias y el Ejército reparten comida, agua y ropa a casi 850 mil personas evacuadas o aisladas a causa de las lluvias del monzón que comenzó hace 11 días.

Ayer, el Consejo Nacional para la Gestión de Desastres y la Reducción del Riesgo informó de la muerte de once personas, lo que eleva a 84 el número de fallecidos desde que comenzaron las constantes lluvias a raíz del paso del tifón Saola por el norte de la isla de Luzón a finales del pasado julio.

Los colegios y muchos comercios continúan cerrados por segundo día consecutivo. Mientras, el Ejército, la Policía y las autoridades municipales tratan de distribuir ayuda.

Reubicación permanente

El ministro del Interior, Jesse Robredo, indicó que el Gobierno empezó a preparar planes para reubicar de forma permanente a las personas que viven junto a ríos y en zonas costeras a fin de limitar las muertes y los daños materiales que se puedan producir durante el resto de la época del monzón y de tifones.

Las lluvias del monzón, que se producen cada año en Filipinas, esta vez son más intensas a causa del tifón Saola y de la tormenta tropical Haikui, que pasaron por el mar de Filipinas esta semana.

Pero la oficina meteorológica nacional prevé que hoy las precipitaciones disminuirán considerablemente porque Haikui ya tocó tierra en China y redujo el nivel de alerta por lluvias, si bien en las últimas 24 horas el nivel de precipitaciones se elevó hasta alcanzar los 390 milímetros, frente a los 323 milímetros registrados el día anterior.

El mayor nivel de precipitaciones, 454 milímetros, se registró en septiembre de 2009, cuando el 80 por ciento de Manila quedó inundada. Más de 700 personas murieron y se produjeron daños materiales valuados en 1.000 millones de dólares.

Por otra parte, en cuatro provincias próximas a Manila, entre ellas Bataan y Pampanga, productoras de arroz, se declaró el estado de calamidad. Los copiosos aguaceros, que no han cesado desde el lunes, afectaron a la capital y a otras 14 provincias del norte de Luzón, donde varias ciudades están sumergidas bajo casi dos metros de agua.

 

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te Puede Interesar

Comentá esta noticia