Según el Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de Salta (Cucis), desde 2010 la provincia tiene de arrastre un déficit habitacional de 90.000 viviendas y que esto explica la gran demanda y la poca oferta en materia de alquileres. A esa cifra hay que sumarle el porcentaje anual de 2,5 de crecimiento demográfico, lo que representa un lastre de 6.000 viviendas más. De los estudios realizados por el Cucis, todos los años queda un remanente de 2.000 viviendas de ese lastre, ya que entre el sector público y el privado no superan la construcción de 4.000 viviendas.
"Estos son datos de la realidad y por eso desde las inmobiliarias advertimos que la demanda es permanente y cada vez más creciente en términos de requerimientos de alquileres", aseguró Juan Martín Biella, el titular de los corredores inmobiliarios. Dijo que en la provincia, sobre todo en el interior, hay muchas casas y ranchos, lo que constituye un porcentaje importante del déficit habitacional de marras. "Una casa que no cuenta con los servicios elementales no se puede considerar una vivienda, lo mismo que los módulos habitacionales que se han construido en muchos lugares", expresó.
El empresario también señaló que desde el sector advierten que a muchos inquilinos les cuesta llegar a fin mes por el deterioro de los salarios. "La sensación que hay es que el impacto de la inflación en el bolsillo de los asalariados ronda el cincuenta por ciento", apuntó. Frente a lo expuesto, Biella refirió que cuando alquilan una vivienda deben tomar todos los recaudos para garantizar que el inquilino va a poder cumplir con el pago de la renta que establece el contrato.

juan biella.jpg
Juan M. Biella, presidente del Cucis
Juan M. Biella, presidente del Cucis

Puso como ejemplo el alquiler de una vivienda tipo en el barrio San Carlos que ronda los 5.000 pesos por mes. "En este caso el interesado debe tener un sueldo superior de los 15 mil pesos, por menos imposible", dijo. Explicó que en todos los casos, cuando se firma el contrato, el locatario debe depositar el equivalente a tres cuotas que consiste en: un mes de depósito, un mes de garantía y un mes de comisión. En la mayoría de los casos las inmobiliarias exigen un garante que sea propietario o que dé pruebas de solvencia económica.
Las inmobiliarias consultadas negaron en forme terminante que los incrementos de las tarifas estén relacionadas con la amplia demanda de alquileres. "Entendemos que esto sería despropósito y una falta de compromisos con nuestros clientes", dijo Patricia Quinteros, de la inmobiliaria Fedre. "Nosotros venimos administrando inmuebles desde hace tres y atendiendo a clientes en igual cantidad de tiempo y jamás nos aprovecharíamos de estas cosas", afirmó.
Quinteros destacó que "somos formadores de valores y tratamos de cuidar los intereses de las dos partes involucradas en este tema y las pequeñas diferencias se resuelven hablando". Por eso consideró que el incremento de los alquileres no puede superar el 30 %. "Para mí, un 35 por ciento es una locura", sentenció.

Opinión de los corredores

Daniel Fedre FEDRE INMOBILIARIA

Salta tiene alquileres estables todo el año. En estos momentos la oferta es poca y la demanda es alta y, lamentablemente, esta situación da lugar a que los propietarios individuales, los que llamamos truchos, saquen provecho de esta coyuntura. El inquilino debe tener confianza en los corredores matriculados que somos los que les damos garantía a los clientes de que el contrato que firman se ajusta a la realidad. En cambio, con los oportunistas están expuestos a cualquier tipo de especulación.

Graciela Núñez INMOBILIARIA G. NÚÑEZ

Un incremento del 50 por ciento en la renovación de los contrato de alquileres creo que no corresponde. Es demasiado. Para mí, es como echar al cliente, como decirle que se vaya. Si bien hay mucha demanda de alquileres, esto para nada justifica que nos salgamos de los parámetros normales. En esta actividad todos los corredores estamos parados sobre la misma balanza. Consideramos que el incremento debe oscilar entre un 30 y un 40 por ciento. Soy de las que piensa que hay que cuidar al cliente.

Carlos Carpio CARPIO PROPIEDADES

Soy de los que piensan que siempre es mejor flexibilizar antes que perder a un cliente, sobre todo si ese cliente siempre ha cumplido con los términos del contrato. Nuestro parámetro es el valor de mercado de la propiedad y a partir de ahí fijamos el incremento, sin olvidarnos del bolsillo del cliente. El mismo criterio se aplica con los locales comerciales. No es lo mismo un alquiler en la peatonal Florida que en la peatonal Alberdi, como tampoco es lo mismo el valor de un local ubicado en la calle San Martín que en la Mendoza.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora