El escaso control del tránsito en pleno centro de Rosario de Lerma origina serios atrolladeros en las arterias de mayor circulación. En esta semana se presentaron varios hechos que fueron captados por los celulares de los vecinos y que muestran enormes camiones circulando por la calle 9 de Julio, a dos cuadras de la Municipalidad y el Concejo Deliberante, sectores prohibidos para estos vehículos en horarios pico.
Uno de estos casos particulares ocurrió al mediodía. Un camión estacionó para descargar harina en una panadería y otro camión de gran porte, distribuidor de bebidas, se acomodó a la par en medio de la arteria que a esa hora tenía un intenso tránsito. Durante esa hora, no apareció ningún agente de tránsito.
"Pregunto yo: ¿estos camiones de grandes dimensiones no podrían venir a descargar tipo 3 de la tarde o quizás en la madrugada? Siempre veo el mismo problema en estas calles céntricas y a la misma hora. Al mediodía es imposible circular en pleno centro. Los concejales se deberían poner las pilas con lo que realmente hace falta en la ciudad. Una ordenanza con fuerza de ley para que se respete el tránsito", comentó el vecino Gerardo López para graficar los problemas que se viven los días hábiles.
Hacia la zona de hospital Corbalán, también céntrica, pero con características diferentes a las comerciales, una máquina de descarga, con elevador, traslada cemento desde un camión hasta un depósito que se encuentra frente al ingreso del servicio de guardia, también al mediodía.
A contados metros está la dependencia policial N§ 14, sobre esta misma arteria, la Mariano Moreno, por lo que la circulación es incesante.
Por eso, los móviles policiales muchas veces tienen complicaciones para acceder a su dependencia de base. Es decir, que la circulación de doble mano es una encrucijada cuando la ambulancia y los móviles policiales llegan a destino en medio de las cargas y descargas del depósito aludido.
Cabe señalar que existe una ordenanza que establece horarios de ingreso de gran porte al centro, pero no se respeta.
Sobre la calle Hipólito Yrigoyen, mientras tanto, afuera de una empresa los camiones cortan el tránsito a media mañana porque descargan insumos. Sobre la calle Virgilio Tedín, en la zona conocida como el Parque Evita, durante la semana no hay camión distribuidor que no estacione en doble fila y dificulte el tránsito.
Alvarito Durán, un reconocido vecino, otrora corredor de autos, señaló que "es un desorden la circulación y escasos los controles. Los imprudentes han invadido las calles".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora