*

Hay dudas sobre la cantidad de casas con vinchucas en la zona de mayor riesgo de la provincia
La aparición de vinchucas en barrios de la capital encendió el alerta entre los vecinos. En los últimos días, se confirmó que los ejemplares hallados y estudiados por el Ministerio de Salud de la provincia y por el Programa Nacional de Vectores de Salta no estaba infectados con el parásito que provoca la enfermedad de Chagas, el Trypanosoma cruzi. Sin embargo, no deja de haber preocupación y poco se sabe sobre el avance de estos insectos en la considerada "zona roja", endémica para el Chagas en Salta.
Según los registros del Ministerio de Salud de la Provincia de 2015, hay 10.400 viviendas bajo vigilancia entomológica en el área endémica de la provincia. Las localidades con mayor cantidad de viviendas susceptibles de que el vector las habite están en Rivadavia, donde se estima que hay 3.899 casas con estas características. Le sigue General San Martín con 2.201, San Carlos con 1.172 y Metán con el mismo número. Capital no es parte de la zona roja endémica de Chagas, por lo tanto no se relevaron viviendas en esta condición.
De este total de viviendas -10.400, según los registros del Ministerio de Salud de la Provincia-, el año pasado solo fueron tratadas con insecticida domiciliario 633 viviendas, un poco más de un 6 por ciento del total. Las positivas de este grupo fueron 345.
El número que genera dudas. El total de viviendas bajo vigilancia epidemiológica, aquellas que dadas las características, tienen riesgo de tener vinchucas se repite en 2013, 2014 y en 2015. Esto se constató en informes publicados por este medio.
El Tribuno consultó al referente del Programa Nacional de Vectores en Salta, Mario Zaindemberg, quien aseguró que el número de viviendas en riesgo en la zona endémica de Salta no se actualiza desde el 2007. "Salvo la intervención activa que tuvimos ahora en Morillo, con la gestión del doctor Roque Mascarello, nosotros venimos de nueve años sin intervenciones. Al menos nuestros registros no están actualizados desde hace nuevos años", sostuvo.
"Los registros que hay son los del Primer Nivel de Atención, que es el que recorre el agente sanitario. Son buenos, pero ellos tiene muchas tareas que cumplir y en sus registros, desde lo epidemiológico, faltan algunas precisiones", dijo Zaindemberg.
La semana pasada se enviaron seis brigadas con 24 agentes para terminar el rastrillaje en el área operativa Morillo, localidad cabecera del departamento Rivadavia. Este trabajo incluirá también Alto La Sierra, Santa Victoria Este y Salvador Mazza.
Zaindemberg contó que uno de los métodos básicos de control epidemiológico de Chagas es la continuidad y la contigidad. "Es decir que si yo visito Morillo debo seguir con Alto La Sierra, luego Rivadavia Banda Sur y así sucesivamente. Ese es un principio básico de trabajo", explicó.

Pruebas en la ciudad

El último caso de transmisión vectorial de Chagas, es decir, a través de una vinchuca infectada por el parásito que causa la enfermedad en la provincia, ocurrió en 2007, según los registros de la Coordinación de Epidemiología y según el Programa Nacional de Control de Vectores.
El alerta de los vecinos por el hallazgo de vinchucas en la ciudad generó sorpresa para las autoridades sanitarias por el último registro.
Según los resultados del análisis de los ejemplares que se encontraron en barrio San José, si bien eran vinchucas, Triatoma infenstans, no estaban infectadas con el parásito Trypanosoma cruzi.
Griselda Rangeón, a cargo de la coordinación de Epidemiología de Salta, le dijo a El Tribuno que antes de que aparecieran estos ejemplares nunca recibieron llamadas de alerta por vinchucas ni hubo personas que se acercaran con insectos atrapados para que sean analizado en la capital de la provincia.
"En capital, se encontraron vinchucas por un tema puntual. Tienen nexo epidemiológico porque el insecto ingresó a través de maderas que se transportaron desde Formosa", dijo.
vinchuca info.jpg
Sobre el alerta de los vecinos por los hallazgos, consideró: "Parece que la población se olvidó de que la vinchuca existe porque siempre se la relacionó con un medio rural y no uno urbano como lo es la ciudad de Salta".
La Coordinación de Epidemiología analizó seis muestras, cinco de la ciudad y una de La Merced.
Rangeón aclaró que, entre las muestras analizadas, también había algunas que no pertenecían a vinchucas sino a otros insectos que son parecidos. "Las personas la confunden con otro fitófago, que es muy parecido. De todas maneras, si alguien encuentra en su casa algún insecto del que sospeche que es una vinchuca, es importante que lo atrape y lo envíe a analizar a la Coordinación de Epidemiología o a las oficinas del Programa Nacional de Control de Vectores", aseguró Rangeón.
Según Mario Zaindemberg, la última vez que se hallaron vinchucas infectadas con el Trypanosoma cruzi fue hace más de 20 años.
"Recuerdo que fue la misma situación que ahora. Las vinchucas aparecieron por el traslado de maderas, en este caso eran del departamento Rivadavia", mencionó.
Los vecinos que quieran acercar vinchucas para que sean analizadas, las pueden llevar a la Coordinación de Epidemiología o llamar al 0387 - 4324 522. También pueden dirigirse a las oficinas del programan nacional de Control de Vectores, en General Güemes 125.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...