Hasta ayer a la mañana se llevaban confirmados 864 casos de dengue en el hospital San Vicente de Paúl, 34 más que los números difundidos a mediados de la semana. Desde ese nosocomio informaron que el miércoles hubo 165 pacientes febriles y el jueves unos 200.
La semana pasada, por día, llegaban entre 300 y 400.
No obstante, en el hospital aún no bajan el alerta, ya que se espera que el brote de dengue se extienda hasta fines de mayo, tal como publicó El Tribuno en la edición del jueves pasado.
Según la gerenta del hospital, Liliana Canini, son seis las personas que fallecieron por dengue, aunque también agregó que la última muerte estaría vinculada también a otra enfermedad.
Hace una semana, el gobernador Juan Manuel Urtubey llegó a Orán en medio de un caos sanitario. Decenas de pacientes estaban dispuestos en camillas a los costados del hospital. Si bien ahora no hay tantos como ese día, aún hay personas enfermas que permanecen internadas en esos lugares.
María Valenzuela ingresó ayer a las 8 a la guardia con dolores articulares y fiebre. La joven, que fue derivada de Colonia Santa Rosa, ni siquiera fue internada en una cama. A ella la ubicaron en una de las sillas del pasillo. La dejaron allí, con suero.
Frente a ella, se queja Elena Romero, una mujer de 70 años que padece una afección en la piel. Acostada en una camilla, a la vista de todos los que circulan por el edificio y de los demás pacientes, Elena no paraba de temblar.
A la hora del almuerzo, brillan por su ausencia las mesas típicas que se utilizan en hospitales y clínicas para colocar los platos. Los pacientes trataban de poner la comida al costado de las camillas o sobre sus piernas.
La joven de Colonia de Santa Rosa mira resignada ese panorama. En esa lamentable experiencia la acompaña una amiga. Mariana tuvo que ser derivada porque en Colonia Santa Rosa no había sangre. "Y ahora estoy aquí, internada en una silla", expresa.
En el hospital esperan que concluya la obra de un ala pediátrica. De ese modo, la guardia quedará solo para los adultos.
"Siempre está sobrecargada, aunque no haya síndromes febriles. Con la habilitación del sector para pediatría, nos aumentaría el número de camas y la disponibilidad", dicen los médicos.

Órdenes judiciales
Unas 1.500 personas participaron el jueves de un megaoperativo para retirar de las casas de Orán todo tipo de chatarra que pudiera acumular el agua estancada donde se reproduce el mosquito que transmite el dengue.
Para que los operadores entraran en algunas viviendas a sacar la basura se necesitaron órdenes judiciales, porque los dueños se resistían a que limpiaran sus patios.
El juez de garantías número dos de Orán, Claudio Parisi, había advertido un día antes que esas peticiones iban a tener prioridad. Nadie podía negarse a entregar material que pone aún más en riesgo la salud de los oranenses.
En barrios como Libertad, Taranto, Caballito, Constituyente y Libertad, los camiones que retiraban la chatarra circularon todo el día y salían repletos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora