La comunidad científica en general está preocupada por los recortes que propuso el Gobierno nacional para el año que viene.
El proyecto de ley de Presupuesto General de la Administración Nacional para el Ejercicio Fiscal del año 2017 contiene novedades preocupantes para el sistema científico-
tecnológico nacional.
El que ya armó revuelo es el tijeretazo de mil millones de pesos para el Ministerio de Ciencia y Tecnología, a cargo de Lino Barañao, el único ministro que quedó de la administración de Cristina Fernández de Kirchner.
El recorte representa una reducción del 32,5% respecto del presupuesto del 2016. En forma semejante, el presupuesto de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (ANPCyT) es recortado en 410 millones de pesos, lo que representa una reducción del 32,3% respecto al presupuesto del año 2016. El presupuesto combinado del Ministerio de Ciencia y Técnica-Conicet-
Conae representa solo un 0,59%, siendo este porcentaje el menor desde la creación del Min. CyT.
Lo que debieran advertir son los rectores de las universidades nacionales y centros de investigación, ya que les va a impactar negativamente en la financiación de la investigación y proyectos.
Opinión sentida
"Estamos preocupados pero no angustiados", dijo Barañao sobre el ajuste en la ciencia y ante la reacción enérgica de la comunidad científica.
"Los números son así, han sido analizados por gente que sabe sacar cuentas", afirmó el ministro en una entrevista con el programa El Arcón, de Radio El Mundo.
En la comunidad científica hay mucho temor, porque entienden que esta situación provocará una enorme precarización de los trabajadores y de los becarios, lo que puede desalentar las vocaciones científicas de los jóvenes investigadores.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 1 mes

Cuando Lopecito, las beatas del convento (y tantos otros ladrones), devuelvan por lo menos parte del botín, se podrá dar a cada área estatal lo necesario, para que no se repita lo de "alpargatas sí, libros no".

· Hace 1 mes

El presupuesto 2017 lo tienen que debatir y de eso surgirá lo más equilibrado y racional. La inflación no creo se pueda bajar y/o controlar sin un ajuste, entre otras medidas, que implica reducción del gasto público y si algún sector puede proponer algo distinto en buenahora. Por supuesto que lo prioritario será considerar los lugares de trabajo y ser más eficientes en el uso de los recursos. Esta es la realidad al menos así lo percibo.


Se está leyendo ahora