El arzobispo de La Plata, Héctor Aguer, se hizo eco hoy de la inseguridad y los hechos de violencia en el Gran Buenos Aires y cuestionó con dureza a la 'Justicia garantista', tras señalar que hay una 'decadencia moral' en la sociedad argentina.
Según el prelado, la violencia y los hechos de inseguridad se dan por la influencia negativa de la 'destrucción de la familia', la incursión del narcotráfico y las 'mafias' en los barrios, corrompiendo a la juventud.
'Parece que viviéramos en una sociedad violenta. Es verdad que el problema de la violencia se da en todo el mundo. Hay países que han sido más violentos que el nuestro y mucho antes, pero esta precipitación de la sociedad argentina en la violencia es tremenda', expresó.
El prelado habló de ese modo al hacer referencia a hechos de violencia entre jóvenes ocurridos en las últimas semanas con el resultado de muertos y heridos, como por ejemplo la Fiesta Proyecto XXX en Moreno.
'¿Qué es la violencia?', se preguntó Aguer y respondió de inmediato que sólo basta con leer las páginas de la sección policiales de los diarios para dar cuenta de los hechos de crueldad, furia y agresión en las calles.
'Asaltan a uno, le roban el auto a otro, le quieren quitar el celular a otro, no se lo quitan pero le pegan un tiro y lo matan, después viene el tumulto donde aparecen varios heridos, muertos y demás', describió Aguer.
Asimismo, consideró que la violencia se convirtió en cotidiana, ya sea por casos de violencia de género en los hogares o por hechos de ensañamiento entre grupos de personas en, por ejemplo, las 'tumultuosas salidas' de los boliches bailables.
Según Aguer, el vivir en una sociedad violenta es responsabilidad en primer lugar de la 'destrucción de la familia' porque es ese grupo humano el que debe dar educación y enseñar el respeto a la amistad, a la vida social, a la vida civil a los más chicos y jóvenes.
'Vemos la destrucción de la familia y hay muchos chicos huérfanos de padres vivos. La violencia dentro de esas familias constituidas al margen del matrimonio es una plaza habitual en una sociedad donde las 'parejas' no se casan y abundan las ex', dijo el sacerdote.
Luego mencionó a la droga 'que es un tema de títulos cotidianos de la Sección Policiales' de los diarios y después a las 'mafias' que predominan en los barrios, y cuestionó con dureza 'la visión errónea de la Justicia garantista'.
'Pero existe también una especie de violencia cotidiana, casi normal, que se da en un colectivo, en la calle donde mucha gente va caminando absorta en el telefonito sin observar alrededor, aunque por cualquier motivo las reacciones son exageradas. Noto que, de alguna manera, hay una especie de agresividad en el ambiente', consignó el arzobispo platense.
Abogó como solución a 'un cierto camino de reeducación. No quiero ser muy solemne y decir una reeducación en el amor; algo más sencillo es sobre todo una reeducación en el respeto al otro, en el respeto de la vida sobre todo de la vida del otro'.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia


enrique alcala
enrique alcala · Hace 2 meses

A mi me enseñaron eso: que la primera sociedad en un estado es la familia, papa hombre mama mujer y ambos al cuidado y educación hacia los hijos.