Mi abuelo Enrique Giampaoli, que vino de Italia en 1901, vivió en Cerrillos hasta 1958, cuando murió. Siempre recordaba que en sus 56 años de vida cerrillana solo una vez había helado en abril, es decir en forma temprana. Y aunque no sabía precisar la fecha, también se acordaba de una tardía ocurrida en noviembre. A la helada temprana la tenía muy presente, pues había ocurrido antes del 3 de mayo, Día de la Cruz, fecha que para los salteños de antaño era el punto de partida de las heladas de otoño e invierno. Como agricultor que era, mi abuelo vivía pendiente de los fenómenos climáticos y de las fases de la luna. Además del español, había tenido que aprender los cambios de tiempo observando la dirección de los vientos, la conducta de los animales, especialmente de los insectos, o mirando el color de las nubes del naciente y del poniente, tanto al amanecer como al atardecer. "Son las que hablan", solía repetir.
Si de noche veía desde Cerrillos relámpagos para el lado de San Agustín (S.E.), sabía que era muy posible que lloviese al amanecer; si al mediodía veía remolinos de nubes negras y amenazantes para el lado de Rosario de Lerma (S.O), el riesgo era el granizo y fuertes tormentas de agua y viento; y si al atardecer las mulas se cobijaban bajo del algarrobo del fondo de su casa, a la medianoche podía caer una inesperada tormenta con rayos y centellas.
En fin, sabía lo que todo campesino de aquellos tiempos sabía o debía aprender, por las buenas o por las manos.
Eran hombres que poseían un reducido manojo de herramientas que de a poco fueron reemplazadas por la meteorología moderna y las nuevas tecnologías. Este abril, luego de las nevadas caídas en las serranías del Valle de Lerma, es posible que ocurra una helada temprana. Si es así, estaremos ante un fenómeno que hace muchísimo años que no ocurre antes del Día de la Cruz. Entonces solo nos faltaría ver la helada tardía de noviembre que, según mi abuelo, fue la más dañina del siglo XX. Pero claro, para la naturaleza nada es bueno o malo. Al hombre solo le queda respetarla, observarla y aprender de ella, sino, de seguro habrá de sonar como arpa vieja.

El frío continuará estos días en Salta

El 1 de mayo las máximas no superarán los 20 grados centígrados. El frente frío que ingresó el lunes promete quedarse unos días más en Salta. Las temperaturas mínimas continuarán siendo bajas (5 grados) para esta época del año y las máximas no irán más allá de los 20 grados centígrados, según el pronóstico extendido dado a conocer por el Servicio Meteorológico Nacional.
Quizás la jornada más esperada por todos es el 1 de mayo, día en que se festejará el Día del Trabajador. ¿Cómo estará el tiempo? Según indica el SMN, la mínima para ese día será de 5 grados centígrados y la máxima de 20º.
La jornada comenzará soleada y se mantendrá así hasta la tarde noche cuando las nubes comiencen a ganar espacio en el cielo. Será entonces un día ideal para compartir entonces con los compañeros de trabajo o la familia un buen locro, un guiso, picante de pollo o de lengua, empanadas, o un rico asado.
Hoy la mínima seguirá siendo baja, de 5 grados, y la máxima subirá tres grados con respecto a la de ayer y se esperan unos 19 grados centígrados. El cielo estará algo nublado y el sol se dejará ver por momentos.
Mañana, último día de abril, otra vez el frío se hará sentir desde la madrugada. La mínima estará en los 3º grados en las zonas suburbanas y en 5º grados en las urbanas. Habrá nubosidad variable durante toda la jornada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


carlos alberto rodriguez
carlos alberto rodriguez · Hace 7 meses

el martes ,,la serrania de San Lorenzo y aledañas ,estaban blancas de cenizas ? o fue una helada .-


Se está leyendo ahora