*

Herrera dijo que mató a Andrea por celos; en 2006 mató a Verónica por amor
- "La maté por celos. Yo no quería matarla. Los celos me jugaron una mala pasada". Con palabras como estas Gabriel Herrera explicó el brutal crimen de la joven Andrea Neri, su novia y madre de su hijo de dos meses, el pasado 5 de enero. Dijo sentirse arrepentido de lo que hizo.
Con su actitud y sus palabras ante el fiscal penal 1, Pablo Rivera, el doble femicida repitió la misma estrategia que hace casi once años, cuando asesinó a su esposa Verónica Castro.
- "La maté porque la amaba. Me pidió el divorcio y no soporté la idea de que se fuese con otro". Esa fue la explicación que le dio el 24 de marzo en la noche al juez de Metán, Mario Teseyra, quien lo indagó horas después de que ahorcada en la celda de la cárcel local a su esposa y madre de dos niños, que en ese momento tenían 4 y 9 años.
Ayer a la mañana, el "Chirete" -como lo conocen en su entorno- sorprendió a muchos cuando a través de su abogado defensor pidió declarar ante el fiscal Rivero. Una semana después de cometer el horrendo crimen de la joven, en la celda 372 del pabellón E del penal de villa Las Rosas, el homicida decidió hablar sobre lo sucedido durante aquella mortal visita íntima.
El operativo de traslado se preparó en la mañana y desde la celda en la que está alojado en la Alcaidía General fue llevado en las primeras horas de la tarde hasta la Fiscalía Penal 1.
Según la información oficial que se dio a conocer sobre la audiencia, Herrera dijo que mató a Andrea por celos, que no tenía intenciones de hacerlo y que esos sentimientos le habían "jugado una mala pasada".
Ante el fiscal Rivero dijo estar muy conmovido y expresó su arrepentimiento. Otra similitud más con lo que dijo al juez Teseyra en 2006: pidió perdón por el crimen de su esposa Verónica, hecho del cual se sentía arrepentido.
Tras su declaración fue llevado nuevamente a la Alcaidía, donde permanece alojado por medidas de seguridad, ya que en el penal de Villa Las Rosas habría sufrido amenazas de otros internos tras el asesinato de Andrea.

"Ella no quería seguir"

La información que dio a conocer oficialmente la Fiscalía Penal 1 no da cuenta acerca de cómo justificó Herrera sus celos por Andrea.
"Si dijo que fue por celos es mentira. Según la familia de Andrea, él la mató porque ella le dijo que no quería seguir más", afirmó ayer Santiago Pedroza, abogado de Juan Neri, padre de la joven asesinada hace ocho días en villa Las Rosas. El hombre ya se presentó ante la Justicia para ser querellante en el proceso penal.
De todos modos, indicó el letrado, "si la mató por celos o porque ella lo quería dejar, la calificación de lo que hizo es femicidio, es decir que estamos hablando de un hecho que se juzga por una ley especial y que tiene una pena más grave, que es la prisión perpetua".

La investigación

Además de recibir la primera declaración de Herrera, la investigación del femicidio en la cárcel de villa Las Rosas prosigue con otros trámites, como la recepción de testimonios y averiguaciones dentro del penal para deslindar las responsabilidades del Servicio Penitenciario.
El 5 de enero, poco después de las 14, Andrea entró a la celda de su pareja Gabriel Herrera, llevando en brazos a su bebé de dos meses. Era el día de visitas a los internos, por lo que dentro y fuera del penal había muchas personas.
En la celda Andrea y Gabriel estaban completamente solos. No pasó mucho tiempo hasta que el hombre de 39 años salió con su hijo en brazos, se lo entregó a los guardiacárceles y les avisó que había matado a la joven.
Con una gubia (herramienta para tallar madera) hirió mortalmente a Andrea en el cuello. Cuando los guardiacárceles entraron en la celda 372 ya no había nada que hacer. La joven estaba sin signos vitales.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...