En un comunicado conjunto que también fue leído en el mismo momento en Moscú, el Vaticano anunció ayer que el papa Francisco y el Patriarca Ortodoxo Ruso de Moscú y de toda Rusia, Cirilo I, se reunirán el 12 de febrero próximo en La Habana, Cuba, en una escala que el Pontífice hará antes de llegar a México.
Como destacó el padre Federico Lombardi, el encuentro, "preparado desde hace tiempo", será el primero en la historia de los primados de la Iglesia Católica y de la Iglesia Ortodoxa Rusa, y "marcará una etapa importante en las relaciones entre las dos iglesias".
La histórica reunión incluirá un coloquio personal, de unas dos horas, según calculó Lombardi, que tendrá lugar en un salón del aeropuerto internacional José Martí de La Habana y concluirá con la firma de una declaración común.
"La Santa Sede y el Patriarcado de Moscú desean que sea una señal de esperanza para todos los hombres de buena voluntad, invitando a todos los cristianos a rezar con fervor para que Dios bendiga este encuentro", concluyó el comunicado. Lombardi destacó que la escala en Cuba para este esperadísimo encuentro entre el Papa y Cirilo no alterará en lo más mínimo el programa del viaje del Papa a México, donde se espera que llegue a la misma hora prevista. Para que no haya alteraciones del programa en México, lo que sí se adelantará al menos cinco horas es la salida desde Roma del avión que llevará a Francisco a su cuarto viaje por América Latina. Desde hace años que se habla de un encuentro entre el Papa y e Patriarca de Moscú, que gobierna dos tercios de los 200 millones de ortodoxos del mundo. Francisco, que se reunió dos veces con el presidente ruso Vladimir Putin (en noviembre de 2013 y en junio de 2015), nunca ocultó su deseo de acercarse a Moscú. Al regresar de su viaje a Turquía, en noviembre de 2014, ante una pregunta de un periodista ruso que le interrogó sobre sus contactos con el patriarcado de Moscú, había dicho: "Con el patriarca Cirilo... Yo le hice saber, y también él está de acuerdo, existe la voluntad de encontrarnos. Le dije: 'Yo voy donde tú quieras. Tú me llamas y yo voy'. Y también él tiene la misma voluntad".
En esa oportunidad también dijo: "(Debido a la guerra en Ucrania) el pobrecito tiene muchos problemas y el encuentro con el Papa pasó a segundo plano. Pero los dos queremos encontrarnos y queremos seguir adelante".
Para este encuentro el Gobierno cubano dispondrá de un gran operativo de seguridad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora