El presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo taiwanés, Ma Ying-jeou, se reunieron ayer en un escenario neutral, un hotel de lujo de Singapur, y lograron consensuar el desarrollo futuro de las relaciones si no hay una declaración de independencia en Taiwán, y dentro del respeto al llamado "consenso de 1992".
Esta ambigua fórmula, que permite a ambas partes decir que pertenecen a China pero se reservan el derecho a definirla a su manera, "hizo posible el diálogo y lograron frutos notables", aseguró Ma en una rueda de prensa posterior.
La reunión, que se estuvo preparando durante dos años hasta que fue anunciada por sorpresa en la medianoche del pasado martes, transcurrió en un ambiente sumamente cordial y con ambos líderes dirigiéndose entre sí como "señor" a fin de evitar el uso de la palabra "presidente" y sus implicaciones legales.
Antes de iniciar la reunión, Xi y Ma se dieron un extenso apretón de manos ante decenas de fotógrafos.
"Somos hermanos unidos por la carne, aunque tengamos algunos huesos rotos", afirmó Xi al iniciar su breve alocución ante la sorpresa general, para rápidamente remarcar que "hoy -por ayer- damos un paso histórico".
Xi, quien aludió en varias ocasiones a la trascendencia de esta cumbre, aseguró que "somos responsables ante la Historia y debemos tomar decisiones sabias", se consignó.
Ma presentó cinco puntos para consolidar el desarrollo pacífico de las relaciones y colocó al principio el consenso de 1992 y el rechazo a la independencia formal, que constituyeron los principales puntos en común de esta cumbre.
La reunión, que se extendió durante una hora, tuvo lugar dos meses antes de las elecciones presidenciales y legislativas en Taiwán, en las que la líder del independentista Partido Democrático Progresista (PDP), Tsai Ing-wen, es la gran favorita para suceder a Ma Ying-jeou.
Tras la reunión hubo breves ruedas de prensa por separado: Ma habló ante medio millar de periodistas, mientras que por parte de Beijing compareció posteriormente el responsable de la Oficina de Asuntos de Taiwán, Zhang Zhijun.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora