Andrés y Nicolás Montero son jóvenes que vienen haciendo historia en el básquet para hipoacúsicos. Y eso les mereció un especial reconocimiento del Concejo Deliberante oranense.
El último de sus logros fue la medalla de plata en el preolímpico de los Estados Unidos, que les permitió clasificar para Turquía, llevando la bandera de Salta y Argentina a nivel internacional.
Pero por sobre los logros deportivos hay una fuerte historia de amor de sus padres, que supieron contener y acompañar a sus hijos, incentivándolos en la actividad que más les gusta y acompañándolos siempre, no solo en el deporte.
"La familia es mucho más que una escuela de básquet, porque los forjaron en valores, perseverancia y pasión. Andrés y Nicolás son el reflejo de muchos jóvenes que se sacrifican día a día con el afán de superarse", expresó el concejal Iván Mizzau al entregarles el reconocimiento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora