Un carpintero metalúrgico de la ciudad de Trelew devolvió un bolso con más de un millón y medio de pesos que encontró en el auto de uno de sus clientes. "A mí un billete no me cambia. A mí me llena mi familia", dijo.
El protagonista de la historia es Rubén Almonacid. Contó que tenía que hacer un trabajo en la camioneta de un cliente y que le pidió que la vacíe. Pero se dio cuenta de que había olvidado un bolso. "Pesaba como diez kilos y había unos ochenta fajos de veinte mil pesos. Yo pensé que me iba a llamar, pero no (lo hizo). Cuando llegué a su casa, a los 45 minutos más o menos, estaba nerviosísimo, llamando a su contador, avisándole que había perdido el dinero. Yo le dije: dejaste algo en mi camioneta. Él no lo podía creer. Y para mí fue normal. Me dio un abrazo. Su agradecimiento me llenó", recordó el carpintero.
Almonacid, que tiene tres hijas, un nieto y 35 años de oficio, le pidió al diario La Jornada que su noticia "no salga grande porque esto debería ser normal". Reflexionó al respecto: "Los valores y el ejemplo es lo que uno les deja a los jóvenes". Almonacid, que tiene tres hijas, un nieto y 35 años de oficio, le pidió al diario La Jornada que su noticia "no salga grande porque esto debería ser normal". Reflexionó al respecto: "Los valores y el ejemplo es lo que uno les deja a los jóvenes".
En la entrevista, reveló que hace 10 días le devolvió 300 pesos a un cliente que le pagó de más. "El hombre se había dado cuenta, pero me dijo que no me llamó porque pensó que yo no se los iba a traer", repasó. También contó cómo se repuso a un incendio en su taller, en el que perdió todas sus herramientas. "Salimos adelante con trabajo. Hay mucho trabajo a pesar de lo que la gente dice", advirtió.
"Soy lo más feliz que se puede; si quisiera, no podría, porque encima hago lo que me gusta y me pagan. Soy como un jugador de fútbol, salvando las distancias. Soy profundamente feliz", indicó. Y concluyó: "Estoy orgulloso porque les di estudio a mis hijas. Cuando me dicen: Cuesta mucho, yo digo, no cuesta nada".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


JA JA
JA JA · Hace 10 meses

habria que esseñarle este principio alos h de p... que nos gobiernan, especialmente a los del gobierno del chanta de urtubey

EDGARDO NAVARRO
EDGARDO NAVARRO · Hace 10 meses

Conocí una historia de un Sr. que llevo (hace como treinta años ) su vehículo a un chapista de la calle urquiza. al llegar a su casa se dio cuenta que había olvidado un maletín con las joyas de su sra. en el auto ,volvió a buscarlo y no había nada ...!!!!!!!! nunca lo encontró el chapista juro que no vio nada . y el cliente juraba que se lo olvido dentro del auto....????? si el auto es mio . lo que esta adentro TAMBIEN... mira si mato a mi suegra y la dejo en el baúl para que se haga cargo el chapista::::.....

Elros Surion
Elros Surion · Hace 10 meses

Me parece que el Sr. Almonacid no se encontró el dinero. Estaba dentro del auto de su cliente. Si yo voy a tu casa, abro tu placard y encuentro un maletín con un 1,5 millones de pesos, no me lo encontré. Es tu casa, es tu placard, es tu dinero. El auto es propiedad privada. Lo que hay dentro de tu auto es tuyo. Si me lo quedo, equivale a robártelo. El Sr. Almonacid actuó como muy pocos lo harían, avisándole al dueño del dinero que lo tiene en su auto, y es muy loable su acción y su forma de ver el dinero. Pero creo que nos equivocamos al decir que se encontró el dinero.

Elros Surion
Elros Surion · Hace 10 meses

Si yo voy a tu casa, abro tu placard y allí tenés guardado un maletín con USD 1.000.000, no me lo encontré. Es tu casa, es tu placard, es tu dinero. Lo mismo sucede en tu auto: si es tu auto, es tu plata. El auto es propiedad privada. El Sr. no se lo "encontró". Le avisó que se lo había dejado en su auto. Si se queda con ese dinero, equivale a robo.

Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 10 meses

Decir "a mí un billete no me cambia", en la Argentina de 2016, es realmente EXTRAORDINARIO". Gracias por su ejemplo, don Rubén Almonacid.


Se está leyendo ahora