Hoy todo Molinos honra a la Virgen del Valle. Es una tradición que se mantiene desde 1950, año en que se formó una cofradía en la parroquia San Pedro Nolasco. Desde entonces las "fiestas de abril", como la llaman en el pueblo, son un espacio de recogimiento.
"Es una festividad muy nuestra. Ya llegaron misachicos de todo Molinos. Hoy arribarán peregrinos de Colomé, Amaicha, Seclantás, Luracatao, Brealito, La Angostura y Tacuil, entre otros", dijo el hermano Oscar a El Tribuno.
La misa se celebrará a las 11, en la plaza del pueblo, a cargo del sacerdote Avelino Martín Bravo. Luego comenzará la procesión con la imagen hasta el templo de San Pedro Nolasco, donde será entronizada.
"La devoción a la Virgen del Valle está cargada de historia. Comenzó en Catamarca en 1891, cuando se realizó la coronación de la imagen de la Virgen. Fue un 12 de abril. Décadas más tarde, Molinos adoptó la advocación con mucho fervor. Es así que desde los años 50 fue creciendo hasta convertirse en una de las festividades más importantes de la zona".
Por la tarde concluirá el campeonato de fútbol "Virgen del Valle", que comenzó a principios de esta semana y del que participan representantes de todos los parajes de Molinos. Coronarse campeón del certamen es un verdadero orgullo, ya que la victoria se ofrenda a la Virgen. La jornada concluirá con un baile.
"Desde la Municipalidad colaboramos con la organización de una serie de actividades para que los vecinos puedan compartir entre todos", explicó el intendente de Molinos, Walter Chocobar.

Un poco de historia

Según la tradición católica, la aparición de la venerada imagen de la Inmaculada Concepción Nuestra Señora del Valle tuvo lugar entre 1618 y 1620 en una gruta de Choya, departamento Capital, en Catamarca. Las festividades se realizan el 8 de diciembre en coincidencia con el día de la Inmaculada Concepción de María, y 15 días después de Pascuas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia