La comunidad del paraje Paso del Durazno honró el domingo a su patrono, San Isidro Labrador. Los fieles de la zona participaron con gran devoción de la novena y el fin de semana llegaron desde San José de Metán y de otras localidades del sur provincial para participar de las celebraciones encabezadas por el sacerdote Gustavo Paredes.
Las actividades se iniciaron a las 11 con la celebración de una misa y bautismos. También se realizó la bendición de campos sembrados y de los animales, en honor al santo protector de estas tareas. Participaron autoridades civiles, la escuela Constancio C. Vigil, miembros del centro vecinal del paraje, fortines gauchos, benefactores y peregrinos con misachicos.
El padre Paredes realizó también la bendición de la construcción del salón parroquial y de la puerta principal de la capilla que lleva el nombre del santo.
Los fieles recorrieron el paraje con la imagen de San Isidro Labrador, luego hubo un desfile de gauchos de distintos fortines que homenajearon al santo de los agricultores.
Para finalizar las actividades hubo un festival en honor a San Isidro y venta de comidas regionales.

Historia de San Isidro

El fue un labrador mozárabe que en España estuvo posiblemente al servicio de la familia Vargas y de otros tantos señores terratenientes como Francisco Vera.
Su trabajo como jornalero más mencionado por los biógrafos lo hizo Juan de Vargas y se realizó principalmente en el área de Madrid y alrededores. Se conocen algunos detalles de su vida por las alabanzas que indica un códice encontrado en 1504 en la Iglesia de San Andrés, denominado como Códice de San Isidro y escrito a finales del siglo XII, denominado Ysidorus Agrícola.
En este documento se menciona que está casado, que tiene un hijo y proporciona referencia solamente a cinco milagros; los cuatro posteriores se agregaron a través de la tradición oral durante su proceso de beatificación por varios hagiógrafos.
Aún cuando no estaba santificado, los madrileños le rendían culto desde el siglo XII, tradición que se fue incrementando rápidamente en siglos posteriores. Por ello, las autoridades eclesiásticas, municipales, la aristocracia madrileña y la corona real española lideraron su proceso de canonización en el siglo XVI.

El santo de los agricultores

San Isidro es patrono de los campesinos. Fue beatificado por el papa Paulo V el 14 de junio de 1619, y el 12 de marzo de 1622 por Gregorio XV, aunque la bula de canonización no fue publicada hasta 1724 por Benedicto XIII reinando ya en España Felipe IV. Su festividad el 15 de mayo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora