Un año más, la pequeña comunidad de Cobos renovó sus votos de fidelidad a sus santos patronos, Santa Ana y San Joaquín. La celebración religiosa tuvo lugar en la tarde del domingo cuando las imágenes salieron en procesión alrededor de las 17 y luego se celebró una misa, que estuvo a cargo del presbítero Ramón Romero.
Las polvorientas calles de la histórica localidad cobeña se vieron saturadas por la presencia de una multitud que llegó desde distintos puntos de la provincia y provincias vecinas. Luego de una hora de caminata por la calle principal, las imágenes regresaron al atrio de la capilla, donde fueron honradas por la comunidad con un desfile.
Las celebraciones fueron presididas por el intendente Mario Cuenca, quien estuvo acompañado por autoridades locales.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora