La AFIP informó a sus contribuyentes que abrieron cuentas especiales en los bancos y el comprobante de depósito de efectivo se deberá generar, como tiempo límite, hasta 30 minutos antes del cierre de la sucursal bancaria.
Hoy vence el plazo para depositar dinero en efectivo en las cuentas especiales que los contribuyentes abrieron en los bancos para poder ingresar al blanqueo de capitales, en un contexto en el que crecen las consultas sobre el programa de sinceramiento fiscal que estará vigente hasta el 31 de marzo próximo.
La primera etapa de este plan vence para quienes realizaron sus respectivas declaraciones de tenencia de efectivo ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) antes del 31 de octubre pasado.
Hasta el último día hábil del mes pasado se abrieron 58.000 cuentas especiales para este fin y la suma declarada fue de 4.600 millones de dólares.
La AFIP informó que el comprobante de depósito de efectivo se debe generar, como tiempo límite, hasta 30 minutos antes del cierre de la respectiva sucursal bancaria.
El depósito se deberá realizar en la CBU de la cuenta especial informada en el servicio "Ley 27.260 - Declaración voluntaria y excepcional de bienes en el país y en el exterior", y se deberá adjuntar el comprobante y constancia del VEP pagado, y firmado por el declarante.
En los días previos, fuentes del sector bancario dejaron entrever que la cifra final podría ubicarse entre 6.000 millones y 8.000 millones de dólares luego de que se concreten los respectivos depósitos.
Cuando dio a conocer las cifras de este primer tramo del blanqueo de capitales, el ministro de Finanzas y Hacienda, Alfonso Prat Gay, se abstuvo de brindar una estimación, y reiteró que se considerará "más que satisfecho" por lo recaudado por el plan de sinceramiento fiscal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Roberto Carlos Marquez
Roberto Carlos Marquez · Hace 18 días

UN FRACASO ESTRUENDOSO Y UNA EXCUSA PARA SEGUIR METIENDO MANOS AL FONDO DE GARANTÍA DE SUSTENTABILIDAD DE NUESTROS JUBILADOS.


Se está leyendo ahora