La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, pronunció ayer su histórico discurso de defensa en el juicio político que se le sigue por supuestos delitos contables en el presupuesto de 2015. Lo hizo ante el Congreso que puede definir hoy su destitución del cargo, al que llegó tras haber sido reelecta en 2014.
La presidenta enfrenta las horas finales de su última batalla, en una sucesión de crisis que arrastra desde que inició su segundo mandato, el 1 de enero de 2015.
"Pido que hagan justicia a una presidenta honesta, que voten contra el impeachment, voten a favor de la democracia", expresó la mandataria, quien también denunció un golpe para dar paso a un "gobierno usurpador".
Indicó que ella paga el precio de "nunca haber aceptado la corrupción ni defender a los corruptos de las investigaciones. Este impeachment fue abierto por un chantaje explícito del diputado Eduardo Cunha", el extitular de la Cámara de Diputados, apartado de ese cargo por sospechas de corrupción. Él pretendía, dijo, que "mi partido votara a su favor en la comisión de ética y me negué".
"No me enriquecí"
La jefa de Estado sostuvo: "Todos saben que no me enriquecí ni desvié dinero público. Seré juzgada por delitos que no cometí. Entre tanto, el ex residente de Diputados continúa sin ser juzgado. "Esa no es una ironía de la historia. Es que se viola la democracia y se pune al honesto. Estamos a un paso de la consumación de un verdadero golpe de Estado" para dar lugar a un "gobierno usurpador".
"¿Cuáles fueron los atentados a la Constitución que cometí?" se interrogó. "La edición de 3 decretos suplementarios sin autorización del Congreso. Quedó claro que sí respetamos la ley presupuestaria y la Constitución. Todas esas previsiones legales fueron respetadas en la edición de los tres decretos".
"Llego a la última etapa de este proceso comprometida con la realización de una demanda de la mayoría de brasileños: convocarlos a decidir, en las urnas, sobre el futuro del país", dijo Rousseff.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora