María Luisa Burgos es licenciada en Nutrición egresada de la UNSa y luego diplomada y máster en Nutrición y Alimentación por la Universidad de Barcelona. En España reside hace 12 años. De visita en Salta hoy, a las 18, presentará su libro "Yo como. Nosotros engordamos. Ellos deciden", en el Colegio de Nutricionistas de Salta (Buenos Aires 631) con entrada libre y gratuita.
En diálogo con El Tribuno y consultada acerca del título de su obra María Luisa dijo: "Vendría a ser algo así como un resumen de una realidad que muchos desconocen. El "Yo como'' hace referencia a que comemos lo que nos gusta, pero sin saber muy bien qué estamos comiendo. El "Nosotros engordamos'' porque el sobrepeso y la obesidad se han convertido en una epidemia; y el "Ellos deciden'' es para indicar que hay muchos factores ambientales que favorecen el exceso de peso y solo pueden ser modificados por los que tienen el poder de legislar". Ella individualiza una serie de elementos, como la publicidad engañosa de alimentos insanos, la falta de etiquetado de los productos, el precio elevado de los alimentos básicos y las dietas de moda, que juntos conforman un ambiente obesogénico. Con este término se refiere no solo a la gran oferta de alimentos superfluos o insanos que está disponible a toda hora para el consumidor y a un bajo precio, sino también a la falta de actividad física y a que la población está desinformada para elegir los alimentos.
En este sentido señaló: "Las políticas estatales son fundamentales, pero la movilización ciudadana también es importante y continuar educando a los niños. Enseñarles a cocinar saludablemente e interpretar la etiqueta de un producto es fundamental. También hacer hincapié en educar con el ejemplo. Los padres tienen gran responsabilidad, pero además hay que aprovechar el ámbito educativo". Como ejemplo virtuoso citó que en algunas ciudades de Finlandia, a través de políticas de prevención y de acción se está logrando revertir la prevalencia de la obesidad.
50 por ciento de los adultos en España y el 40% de los niños tienen sobrepeso y obesidad. En este país se ha abandonando progresivamente la dieta mediterránea.
"En el resto de los países las medidas de salud pública no han logrado siquiera frenar el problema, por lo que aumentan cada vez más los casos de diabetes, enfermedades cardiovasculares e incluso cáncer", advirtió. Añadió que en España se está perdiendo la valiosa herencia de la dieta mediterránea. Entre las muchas propiedades beneficiosas para la salud de este patrón alimentario se puede destacar el tipo de grasa que lo caracteriza (aceite de oliva, pescado y frutos secos), las proporciones en los nutrientes principales que guardan sus recetas (cereales y vegetales como base de los platos y carnes o similares como guarnición) y la riqueza en micronutrientes que contiene, consecuencia del uso de verduras de temporada, hierbas aromáticas y condimentos. El que la población la haya abandonado progresivamente se basta para explicar que en España el 50% adultos y el 40% de los niños se encuentren con sobrepeso y obesidad. "Allá la nutricionista no está reconocida en la salud pública. Entonces la mayoría trabajamos en la parte privada. Donde los pacientes acuden generalmente a hacer dietas de adelgazamiento, o bien por diabetes tipo 2 o hipertensión, y es allí cuando ves que hay muchos factores que influyen para que entre el 70 y 80% de los pacientes no pueda seguir la dieta", detalló María Luisa. Justamente este ambiente obesogénico del que habla ha hecho a muchos profesionales de la Nutrición y la Salud inclinarse al tratamiento de pacientes en vez de emplear esfuerzos en la prevención del sobrepeso y la obesidad. Pero evidentemente por el tema de su libro María Luisa cree que hay razones para continuar apostando a la prevención. "Hay muchos lobbies interesados en que la gente no aprenda a comer y los profesionales sanitarios muchas veces nos vemos coartados ante esa situación. Por eso a mis pacientes les entrego el libro, porque necesito que tengan una visión global del problema", sintetizó.
60 por ciento de los argentinos tiene sobrepeso y obesidad, igual que en Paraguay y Brasil. El índice se retrotrae al 31 y 35% entre la población infantil.

Calidad de alimentos
"El concepto 'calidad' puede aplicarse a muchos ámbitos. En alimentación podría simplificarse diciendo que tienen buena calidad nutricional alimentos como frutas, verduras, legumbres, frutos secos, leche, huevo, pescado, etcétera y que tienen mala calidad nutricional aquellos altamente procesados por la industria, a los que se les ha añadido cantidades considerables de azúcar, sal y grasas trans, como gaseosas, golosinas, la mayoría de las galletas, los embutidos, las salsas, etcétera", enuncia en su libro María Luisa Burgos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia