En las puertas del edificio municipal un grupo de comunicadores locales, la mayoría pertenecientes a la FM Activa y del Canal 8 de la localidad fronteriza de Salvador Mazza decidieron romper lanzas y enfrentarse de lleno al jefe comunal, Rubén Méndez, al que acusan de actitudes violentas, amenazas e intentos de censura.
La situación llegó a mayores cuando el periodista y exsecretario de Prensa de la gestión del destituido exintendente Carlos Villalba, Raúl Costes, denunció en la comisaría local por amenazas a un sobrino de Méndez. El episodio se produjo en momentos en que el comunicador cubría un desalojo ordenado por la Justicia, de un predio perteneciente a uno de los hijos del jefe comunal de la localidad fronteriza. En esa circunstancia, según Costes, el sobrino de Méndez lo amenazó con ir a buscarlo si lo filmaba y difundía su imagen.
Ante el tenor de las denuncias realizadas en los dos medios locales y de la exposición que Costes formalizó en la comisaría local, Méndez -indignado por la situación- consideró que "estos muchachos (por los periodistas) ya se pasaron de la raya y ahora tendrán que responder ante la Justicia".
"Me cansaron. Por eso ahora el que los va a denunciar seré yo, para que demuestren con hechos, grabaciones, filmaciones o lo que tengan, que soy el responsable de las supuestas amenazas o intimidaciones que dicen recibir. Yo no les creo una palabra", manifestó Méndez.
Y redobló la apuesta: "Lo que quieren es plata; quieren que les pague. Es así de sencillo, pero conmigo la extorsión no va. Menos ahora que poco menos me están tratando de mafioso porque han llegado a decir que estoy contratando sicarios para hacerles daño. Soy un trabajador de años de este pueblo y eventualmente estoy como intendente. Por eso no voy a dejar pasar uno más de estos agravios que sufrimos mi familia y yo", manifestó.
Y aseguró para finalizar que el martes (por mañana) formalizará "todas las denuncias que sean necesarias. Lo que hace esta gente no tiene nada que ver con la libertad de expresión, son extorsionadores, no periodistas", disparó.
La semana anterior los comunicadores se instalaron en las puertas del edificio municipal portando carteles y con cintas en sus ojos o en la boca aludiendo a la supuesta censura que Méndez quiere ejercer contra ellos.
Gerardo Argañaraz, uno de los comunicadores que se manifestó ese día, aseguró que "en mi caso me llegaron mensajes amenazantes con números de Bolivia. Los que somos blanco de estas amenazas somos los periodistas de la FM Activa y del Canal 8, pero hemos recibido la solidaridad de muchos colegas de toda la zona".
Raúl Costes, por su parte, consideró que "lo que pasa aquí es muy grave y si bien la denuncia policial la realicé contra un sobrino del intendente, yo responsabilizo de lo que nos pueda suceder a los periodistas, al propio Rubén Méndez".
"Él ha ejercido presión con los dueños de varios medios para que dejen sin trabajo a muchos colegas, porque no soporta que se le hagan críticas. A mí me quiere desacreditar por haber sido funcionario de Villalba. Pero eso no tiene nada que ver; los que nos sentimos amenazados somos por lo menos 10".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora