Uno de los principales factores que afecta la operatividad de la Municipalidad en San Antonio de los Cobres es el precio del combustible.
Tanto que redujeron notablemente los recorridos por los parajes del interior de la extensa localidad. Las distancias son determinantes. Solo alcanza con tener en cuenta que integra un departamento, Los Andes, con 15.000 km2 y con poblaciones muy dispersas. Para llegar con ayuda social a los parajes, a los que debe aprovisionar de forraje para la supervivencia del ganado, leña utilizada para calefaccionar y cocinar en muchos casos, transportar al personal del correo para que realicen el pago de haberes y ayudas sociales, entre otras tareas, los vehículos deben recorrer grandes distancias.
Salar de Pocitos, por ejemplo, se encuentra a 100 km de San Antonio de los Cobres. La jurisdicción de la comuna es muy amplia y alanza a Olacapato, Pastos Grandes y hasta El Palomar.
"Hemos reducido en un 70% la compra de combustibles. Se nos fueron muy arriba los gastos con los constantes aumentos. Hasta cerramos la cuenta que teníamos con la estación de servicio para pagar la deuda que tenemos con ellos. Así que ahora nos manejamos de contando y en cantidades indispensables", contó a El Tribuno el intendente Leopoldo Salva.
El jefe comunal dijo, además, que hasta hace no mucho tiempo la visita a los pueblos alejados era semanal y en algunos casos quincenal, pero que ahora se están estirando en el tiempo.
"La situación es compleja, porque a todo lo económico se suma que la gente que vive de la ganadería de subsistencia tiene que soportar una feroz sequía, por lo que la única manera de mantener vivo los animales es con el forraje que les acercamos. Por eso estamos solicitando a la provincia que declare la emergencia por sequía", explicó el funcionario.
Cayeron los ingresos por regalías de las mineras que, además, están reduciendo personal. Salva explicó que este tipo de empresas se mueven de acuerdo al contexto nacional e internacional, y al parecer, no es del todo favorable en este momento. El intendente resaltó: "Se está notando una fuerte caída de la actividad económica, sobre todo en lo que hace a consumo de combustible y de alimentos. Pese a este panorama complicado, soy optimista en que las cosas cambien en la segunda mitad del año".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora