Buena parte de la provincia de Salta sufrió ayer las consecuencias de las lluvias torrenciales que azotaron los departamentos Rosario de la Frontera, Metán, Güemes, Orán y San Martín desde el viernes a la noche.
La peor parte se la llevó el cruce de las rutas nacionales 50 y 34, a la altura de Pichanal y Embarcación, donde el registro pluviométrico superó los 200 milímetros.
Muy gráfico fue el intendente de Embarcación, Fredy Llaya, cuando dijo a El Tribuno: "Mirá, los pluviómetros miden hasta 185 milímetros y hace rato que rebalsaron", cuando eran los once de la mañana del sábado.
Marcelo Bernard,exdiputado: "El Fondo de Reparación Histórica es una estafa en Orán, porque las obras no fueron ni licitadas". De más está decir que tanto en esta ciudad, como en Pichanal y en Hipólito Yrigoyen hubo decenas de casas anegadas, vecinos que lo perdieron todo y rutas cortadas.
Fue el caso de la nacional 34, que fue cortada al tránsito por la Gendarmería Nacional, por precaución, a la altura del kilómetro 1.445, es decir en el sector conocido como La Loma, en Embarcación, justo al norte del río Bermejo, donde un aluvión de barro prácticamente borró la cinta asfáltica.
Lo mismo ocurrió en Campichuelo, unos 20 kilómetros al norte de Embarcación, en la Quebrada de Galarza y en Balbuena, parajes de la jurisdicción de Mosconi.
El río Colorado, por su parte, registró otra sorprendente creciente, lo mismo que el Bermejo, cuyo paso de chalanas en el límite internacional de Aguas Blancas con Bermejo fue suspendido preventivamente.
La ruta provincial 18, que une la ruta nacional 50 (al norte de Orán) con los parajes de los cerros, quedo cortada ayer por la gran cantidad de agua caída y la falta de obras de encauzamiento del río Blanco.
Manuel Gutiérrez: "Es lamentable, pero en Orán no tenemos ni un pluviómetro para medir las lluvias, entre los elementos que nos faltan".
Un verdadero desastre causó el desborde del río Blanco en el noroeste de Orán, dejando aisladas las comunidades aborígenes de San Andrés, Los Naranjos, Río Blanquito y Angosto de Paraní y la comuna de Islas de Cañas, lo mismo que un club de campo a la vera de la ruta nacional 50.
Las posibilidades de que las poblaciones afectadas puedan llegar a la ciudad de Orán por los caminos alternativos de la finca Abra Grande se ven dificultadas hoy porque estos también están anegados. Con muchas dificultades se puede realizar esta travesía en tractor o vehículos doble tracción.
"El problema no es solo en el trayecto donde la ruta 18 se inundó, sino en los accesos a las cuatro comunidades, donde los ríos que alimentan al Blanco también desbordaron", explicó el lugareño Nicasio Champa.
Consultado el arquitecto Marcelo Bernard, se preguntó dónde están las 10 millones de pesos destinados a la primera etapa de desages pluviales en la ciudad de Orán. "Las obras no fueron ni licitadas", remarcó el exdiputado, quien atribuyó a la falta de obras en la ciudad y encauzamiento de los ríos los desastres causados por las lluvias de ayer.
"Los organismos oficiales como Bomberos Voluntarios o Defensa Civil no tienen pluviómetro. A pesar de que somos la segunda ciudad más importante en la provincia faltan los elementos adecuados para la medición de diferentes fenómenos climáticos", indicó a su turno Manuel Gutiérrez, jefe de los Bomberos Voluntarios.
En Hipólito Yrigoyen, localidad ubicada sobre la ruta nacional 50, hubo desbordes de canales de riego del ingenio El Tabacal, lo que dejó al asentamiento denominado 62 Hectáreas bajo el agua y con 4 familias evacuadas.
El intendente Jorge Gallardo junto a bomberos, policía y personal sanitario encabezaron las tareas de limpieza de canales en el sector de las 62 Hectáreas. "Un equipo de Obras Públicos lleva a cabo las tareas recorriendo sectores críticos de la ciudad, y se asiste a las familias evacuadas, que fueron llevadas al camping municipal", dijo Gallardo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Walter LUNA
Walter LUNA · Hace 10 meses

AGAS, volvé,. . . ¡te perdonamos!


Se está leyendo ahora