Acceder a una casa sigue siendo el sueño para miles de familias, tras ese anhelo desafortunadamente más de uno cae en terribles estafas. Es lo que le sucedió a Guillermo Latorre y Noelia Moreno, quienes entregaron 30 mil pesos a una persona que les prometió en corto plazo un inmueble del Instituto Provincial de la Vivienda.
El hecho ocurrió en los primeros días de agosto pasado, cuando Guillermo contactó por medio de un compañero de trabajo a un tal Fernando Acosta que supuestamente trabaja en alguna de las oficinas de Belgrano 1349 (donde funciona el IPV) y que tendría fuertes influencias para hacer entregar una vivienda en tiempo récord solo con una seña.
"Fui a la fiambrería de la esposa de un compañero que me hizo hablar por teléfono con él. Ahí me dijo que podía hacerme dar una casa en menos de un mes y que para eso solo tendría que entregar un depósito de 25 mil pesos", recordó el joven preventista de 31 años.
Después se encontraron en una estación de servicio de la zona sur para conocerse y ultimar detalles y a los días se concretó la entrega del dinero en la vereda del inmueble donde funciona el organismo provincial. A la semana siguiente, según relató el matrimonio, el tal Acosta les pidió 5 mil pesos más para gastos administrativos y sellados.
En el transcurso de la jornada de hoy la familia Latorre, víctima de una estafa, realizará la denuncia policial correspondiente. "Jugaron con nuestra ilusión, es muy triste. Además de todos los problemas económicos que nos causaron no queremos que le suceda a nadie más", señaló Noelia Moreno.

Incluso citó a Guillermo y Noelia en barrio El Huaico, en la zona norte, para mostrarles las casas disponibles. "Nos dijo que eran viviendas desadjudicadas por falta de pago y que el IPV las volvería a entregar. Nos ilusionamos tanto que después íbamos siempre a recorrer el barrio y le decíamos a los chicos que una de esas casas sería nuestra", contó indignada Noelia.
La pareja tiene dos hijos, de dos y seis años, y alquila en el barrio Ernesto Miguel Aráoz. Justamente cuando Guillermo contactó a Acosta faltaba muy poco para el vencimiento del contrato de alquiler. Para renovarlo necesitaban 10 mil pesos, pero decidieron invertirlos en el sueño de la casa propia.
Los días fueron transcurriendo y la esperanza esfumando. Las mentiras de Acosta se hicieron cada vez más evidentes. Lo cierto es que para pagar los 30 mil pesos, los Latorre tuvieron que vender un automóvil, algunos electrodomésticos, dejar de pagar la cuota del colegio privado de la nena, entre otras cosas.
Todo se hizo una bola de nieve a tal punto que la familia carga hoy con tres préstamos personales. "Estamos desesperado. Llegó un momento en el que tuvimos que renovar el alquiler y para eso nos endeudamos. La semana pasada Acosta me dijo que la casa me la darían en enero; le dije que ya no, que tuve muchos problemas familiares y económicos y lo único que quiero son mis 30 mil pesos", señaló Latorre.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

A una semana de las elecciones legislativas, ¿ya tenés decidido tu voto?

Si, estoy seguro
Si, pero tengo dudas
No se a quién votar
ver resultados

Importante ahora

cargando...