Esta mañana, entre las 10 y las 13, hubo una marcha en repudio a la condena que recibieron, el pasado miércoles, el expolicía José Benito Gil y su compadre, Juan Eduardo Méndez, responsables de la muerte del joven Fabio Ramiro Llanes (19), asesinado de dos balazos el 29 de mayo de 2004.

Los camaristas Alberto Fleming, Antonio Morosini y Mirta Yobe, de la Cámara 3 del Crimen, sentenciaron a 5 años de prisión a Benito Gil, mientras que Méndez, condenado a 4 años, quedó en libertad por haber cumplido los años dentro del penal de Villa Las Rosas, donde se encontraba alojado desde 2008, por el mismo crimen.

La manifestación se llevó a cabo afuera del complejo de Ciudad Judicial, donde los familiares, amigos y vecinos de la víctima desplegaron banderas y pancartas contra los jueces, el Gobierno y los condenados.

Alicia Llanes, madre del joven asesinado, dijo a El Tribuno que “es una vergüenza el fallo de los jueces. Este juicio tendría que haber terminado de otra manera, nosotros no tuvimos un abogado que nos defienda y por eso uno de los asesinos quedó libre y el otro saldrá dentro de poco”.

“Ni el ministro de Seguridad (Pablo Kosiner), ni el gobernador Juan Manuel Urtubey, ni nadie vino a dar una explicación del por qué de la mínima condena que recibieron estos asesinos”. “Este es otro caso de gatillo fácil y lo peor de todo es que los policías van a seguir matando a jóvenes porque saben que la justicia los protege”.

Por su parte, José Llanes, tío de Ramiro, dijo que “vamos a presentar, por escrito, un recurso de casación para que sea visto y observado por los jueces. No puede ser que este crimen termine como ellos quieren. Vamos a apelar”.

Los familiares aseguraron que ‘no vamos a descansar hasta que los asesinos reciban una condena de, al menos, 25 años‘.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...