Una más y van una decena de inusuales e incompresibles medidas de fuerza de los trabajadores municipales de Cafayate, esta vez por no haber acordado el valor de las horas extras.
Los vallistos, que gozan de una de las más altas remuneraciones del sector a nivel provincial. Por ejemplo un empleado de oficina con 25 años de servicio percibe una remuneración líquida de $15 mil. Y con la percepción de sus sueldos al día, ahora suman el reclamo de la fijación anticipada del importe de horas extras no trabajadas, a cumplirse a partir de enero.
Los delegados gremiales aducen que ya se había acordado en $60 el valor cuando el pasado viernes se debía firmar el acta respectiva y se habrían visto sorprendidos con el valor modificado y menor.
Ello motivó el enojo de Andrés Haviar, representante de ATE, quien emitió virulentas declaraciones en los medios radiales locales.
"Nos encontramos con el capricho de las secretarias de Gobierno y de Hacienda, señoritas Quipildor y Carrasco, respectivamente, de no querer firmar el acta, porque no van a permitir que cobremos nuestros salarios al día. Nos quieren hacer comer un sapo, no somos chiquitos de jardín. Nos sentimos muy tristes, no actuaron de buena fe. Ahora, nos vamos a reunir con los compañeros y vamos a endurecer las medidas", dijo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia