Los empleados municipales de Salvador Mazza iniciaron su segunda semana de paro para exigir la reincorporación de 73 trabajadores pertenecientes a la planta de personal contratado, quienes fueron desafectados de esa condición y pasaron a la planta de personal eventual -planilleros-. Si bien la medida comenzó con prácticamente la totalidad de los trabajadores afectados por la decisión del intendente Rubén Méndez, el fin de semana decidieron retirarse de las puertas del edificio municipal donde se instalaron desde el lunes de la semana anterior. Ayer, el número de huelguistas era mucho menor y no superaba las 20 personas.
Pero la situación no es la misma que en los paros y protestas anteriores ya que los dos principales referentes de la Asociación Trabajadores del Estado, Fermín Hoyos y Rubén Moreno, delegado departamental y local respectivamente, mantienen un duro enfrentamiento entre sí que no se limitó a la medida de fuerza, sino que llegó a los medios de comunicación.
“Pedí 6 meses para rever el tema y la mayoría lo entendió. Solo a Hoyos le cuesta entenderlo” Rubén Méndez, intendente
Hoyos, muy molesto con su par, explicó que "no sabemos cuál es el motivo, pero Moreno nunca apareció ni dijo si apoyaba o no la medida de fuerza que hemos decidido junto a los trabajadores. No vamos a aceptar la decisión del intendente y vamos a luchar hasta las últimas consecuencias. Pero nos extraña mucho que Moreno no esté presente; no sabemos qué le sucedió pero nunca, desde el inicio del paro, se llegó a este lugar donde los compañeros están haciendo la olla popular". El dirigente consideró que el delegado de Salvador Mazza "seguramente llegó a algún tipo de arreglo con el Ejecutivo municipal y por eso su actitud de dejar solos a los compañeros en momentos en que más se lo necesita".
El Tribuno trató en varias ocasiones de escuchar la palabra de Rubén Moreno, pero el representante local de ATE no respondió a la requisitoria.

"No se despidió a nadie"

Consultado sobre el paro que ya entró en su segunda semana, el intendente de Salvador Mazza, Rubén Méndez, aseguró que "no se despidió a nadie; solo le pedí a los 73 trabajadores de la planta de contratados a quienes se les había vencido el contrato, que me dieran un plazo de 6 meses para reincorporarlos a todos en la misma condición, pero por ahora solo pueden ser trabajadores eventuales".
Méndez interpretó que "como en lo público o privado, cuando se vence un contrato depende de las partes si se renueva o no. Lamentablemente no podemos renovarles porque no nos cierran los números y no queremos seguir todos los meses con ollas populares y paros porque no nos alcanza el dinero para pagar los sueldos. Los 73 trabajadores, o al menos la gran mayoría, lo entendieron y es por eso que no son más de 10 los que acompañan a Fermín Hoyos. En todo caso, el más preocupado es él porque dejará de cobrar la cuota sindical, pero no podemos manejarnos con tanta mezquindad".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora