Una cinematográfica huida de motochorros que arrojaban piedras contra un auto terminó en un choque y posterior incendio y vuelco de los vehículos en pleno centro de Orán.
El raid ocurrió ayer, alrededor de las 5, al final de una noche de fiesta y cuando, según testigos, los ladrones en moto salen a atacar a las parejas o amigos que regresan a sus casas.
Según lo relevado por la Policía, una pareja transitaba en un Fiat Duna blanco. Él conducía. De repente recibió varias pedradas sobre el frente y los costados. Alterados por el ataque, vieron que las piedras eran arrojadas por personas que circulaban en motos.
Para evitar que los abordaran, casi con seguridad, para robarles, aceleraron. En plena huida, en pocos segundos llegaron hasta el centro de la ciudad, pero la suerte no estaba de su lado en la madrugada del domingo.
Al llegar a la esquina de Eges y Mariano Moreno, donde está el Colegio del Huerto, el auto chocó con una camioneta Toyota Hilux. Por el impacto, el Fiat quedó con toda la parte delantera destrozada y comenzó a incendiarse. La camioneta, en la que viajaban cuatro personas, volcó en plena esquina.
En minutos llegaron efectivos de la Policía y una ambulancia atendió a la pareja que iba en el Duna, que resultó con politraumatismos pero sin que corriera riesgo su vida.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 5 meses

Como siempre los delincuentes llevan las de ganar. Hacen lo que quieren y si los llevan presos salen en dos o tres días. Hacen falta leyes más duras.

ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 5 meses

a ESTOS Hdmp .....DE MOTOCHORROS HAY QUE CAGARLOS A TIROS ......NO QUEDA OTRA ...UNOS CUANTOS QUE VIAJEN .....SE TERMINARA LA HISTORIA ....ESTOS DELINCUENTES TIENEN MAS GARANTIAS QUE LAS VICTIMAS ...........HAY QUE CAGARLOS A TIROS .....REVENTARLOS EN LAS CADERAS O LA FRENTE .......MUERTO EL PERRO ....SE TERMINA LA RABIA.....

Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 5 meses

Todo, muy lamentable. Mientras tanto, los delincuentes que arrojaban las piedras gozan de buena salud y plena libertad de acción, para seguir haciendo realidad la esperanza.


Se está leyendo ahora