En enero de 2016, Ignacio Chavarría fue designado en el cargo de director general de Ganadería y Producción Animal, dependiente de la Secretaría de Asuntos Agrarios. Según describió, se propuso acompañar a todos los productores agropecuarios de la provincia para poder desarrollar una actividad que se encuentra casi paralizada desde el 2010. En una entrevista con el El Tribuno, el director de Ganadería analizó la crisis que atraviesa el sector y la situación del departamento Rivadavia, un lugar que los productores ganaderos consideran clave.

¿Por qué entre 2010 y 2015 el crecimiento de las cabezas de ganado en la provincia se estancó?
Hay muchos factores para analizar, pero principalmente fueron las medidas que tomó el Gobierno nacional. Los períodos más pesados fueron entre 2008 y 2009, en ese momento la Argentina perdió 15 millones de cabeza del stock ganadero nacional, eso repercutió indudablemente en todas las provincias. Salta venía con un crecimiento ganadero muy importante y esa decisión nos estancó mucho. Después se dio el boom de la soja, que también generó que muchos empresarios agropecuarios de Salta se inclinen más por producir soja que ganado bovino. El mercado era más favorable para la agricultura que para la ganadería.
Argentina pasó de ser el tercer productor mundial a quedarse afuera del top ten de países exportadores de carne. ¿Tan paralizado estuvo el sector?
Es tristísimo, pero sí. En los últimos años se cerraron una brutalidad de frigoríficos de clase A, que son los de exportación. Había un mercado que estaba paralizado, es por eso que hay que volver a recuperar también la confianza de los compradores. Nosotros nos habíamos comprometido mundialmente a satisfacer una demanda determinada y de repente empezamos a fallar y por problemas nuestros. Había cortocircuitos entre el Gobierno y el sector ganadero y también políticas de Estado que perjudicaban a los productores. También fuimos perdiendo mercados en Rusia y en otros lugares que no tuvieron tanta prensa.
En estos últimos meses los ganaderos están reteniendo vacas para preñarlas y terneros para engordarlos para aumentar el stock. ¿A qué se debe esto? ¿Hay algún incentivo?
El único incentivo que tenemos es la esperanza del productor, que quiere producir terneros y animales de calidad. La realidad es que con el cambio de Gobierno nacional se abrieron nuevos horizontes y el productor ganadero entendió que todas esas políticas de control y cierre de las exportaciones y las limitantes para introducir tecnología ya no iban a estar tan reguladas ni controladas, entonces se abrieron nuevos mercados y por ende volvimos a competir en mercados 100% demandantes de carne vacuna. En lugares donde la carne argentina, con mucho esfuerzo, se había posicionado como la mejor del mundo, volvimos a tener la oportunidad de salir a competir en ese mercado y hay que estar a la altura de las circunstancias. Para cubrir todas esas necesidades, el productor tiene que hacerse de un buen plantel de madres para poder producir un buen número de terneros para ofrecer. Además, los costos de kilo de carne, ya sea en pie o en góndola, subieron, y entonces mejoraron un poco la competitividad de las producciones. Por ende se hace el esfuerzo de retener vientres para que sean más rentables.

Los productores dicen que el departamento Rivadavia es especial para producir ganado y que hay aproximadamente 2 millones de hectáreas que se podrían aprovechar. ¿Cómo es la situación de ese lugar?
En todo lo que es ordenamiento territorial, desde la Secretaría de Ambiente se está trabajando para proponer un nuevo plan de trabajo. Somos conscientes de que tenemos muchas hectáreas que están calificadas en la categoría amarilla y que se están estudiando distintas alternativas para que vuelvan a ser productivas. Desde la Secretaría de Asuntos Agrarios estamos trabajando con todo lo que es el manejo integrado de los bosques nativos para poder tornarlas productivas para la producción ganadera sin que eso afecte al uso sustentable de los bosques nativos.
¿Son ideales esas hectáreas como expresan los productores para el desarrollo de la ganadería?

Sí, son ideales. El departamento de Rivadavia debería ser por excelencia en la provincia de Salta nuestra caja productora de terneros. Tiene muchísimas condiciones para la cría, pero no tantas condiciones para el engorde, porque no tenés tantas condiciones para hacer agricultura. Tiene muchísimas aptitudes ganaderas.
¿En qué puntos hay que trabajar para que Salta vuelva a tener la importancia ganadera que alguna vez tuvo?

Esa pregunta me la hago todos los días. Indudablemente toda la cadena productiva de carne, desde la cría hasta la comercialización, está golpeada. Yo creo que hay que trabajar en todos los eslabones de la cadena productiva, hay mucho para hacer en cada una de las instancias.
La verdad que hoy me cuesta mucho decir qué es lo más urgente, porque tenés muchísimas aristas para ver y analizar. Por ejemplo, en la parte productiva, el productor ganadero tiene campo con capacidad ociosa porque en los últimos años su moneda corriente, o sea la forma en que tenía en ajustar sus cuentas, era vendiendo vacas. Entonces, iba descomprimiendo sus animales. Hoy tiene capacidad ociosa y no tiene la posibilidad económica para conseguir capital de trabajo, que serían nuevos vientres, para poder llevar a su campo.
¿Se le puede dar valor agregado a la producción de carne en Salta?

Uno de los pilares de esta nueva gestión de Urtubey es trabajar en todo lo que sea, además de la ganadería sustentable, generar valor agregado en origen. Y eso indudablemente se traduce en la producción de kilos en cada uno de los establecimientos.
¿Cuántas hectáreas en la provincia se podrían aprovechar en ganadería?

Todavía tenemos un poco más de 1.500.000 hectáreas por explotar.

¿Con las medidas que tomó el Gobierno nacional, cree que se va a volver más rentable el sector ganadero?

Hoy la actividad ganadera es rentable, pero tiene márgenes de ganancia muy escasos. Ahora, para que los procesos económicos realmente tengan efectos, se requiere un tiempo. Recuperar la confianza de los inversores extranjeros, recuperar mercados y estabilizar tu economía interna lleva un tiempo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Juan Isola
Juan Isola · Hace 5 meses

Todo muy sadico

Re KennethU
Re KennethU · Hace 5 meses

La ganadería les significa más trabajo que la agricultura de la soja. Que no quieran trabajar porque es más cómodo tener planes es otra cosa. Por otra parte y bien llevada la ganadería es compatible con los árboles (una vez que estos crecieron un poco) que también pueden ser una fuente de trabajo

Jonas Freitas
Jonas Freitas · Hace 5 meses

SI, todo muy interesante. ¿En cuanto le mejora la ganadería a los pobladores del Dpto de Rivadavia? ¿A la población originaria que es la mas vulnerable de la Argentina y que son al menos la mitad de los pobladores de esa región? Las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas......


Se está leyendo ahora