Una grabación de poco más de un minuto de duración muestra un avión descendiendo paulatinamente para aterrizar en el aeropuerto de Frankfurt, en Alemania. Hasta ahí todo parece normal, hasta que a punto de tocar tierra, el avión hace algo completamente inesperado. La nave comienza a cambiar su forma hasta adoptar la de una especie de robot transformer bípedo que de repente tiene prisa por encontrar un lugar para ir al baño. Se ve que el vuelo ha sido largo. Sin perder tiempo, llega a un hangar y hace sus necesidades.
La creatividad de este video es de Michael Schmidt que le valieron una lluvia de comentarios positivos alabando sus habilidades, y fue visto y reproducido por más de 600 mil personas. Un capo. Y el público ya le pide una segunda parte, ¿la habrá?

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora