Luis Barrionuevo, el eterno dirigente del gremio de los gastronómicos y polémico hombre del peronismo, vino a Salta para participar del acto de asunción del intendente de la ciudad, Gustavo Sáenz. El Tribuno lo entrevistó y habló del peronismo que se viene. Anunció que los gremios que integran la CGT Azul y Blanca acordaron con el Frente Renovador lanzar la candidatura del exgobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, como presidente del PJ, en elecciones internas previstas para mediados del próximo año. Dijo que este sector interno impulsará la candidatura a presidente de Sergio Massa para 2019. También se refirió al kirchnerismo y calificó como "vergenza nacional" el proceder de la expresidente. Esto es lo que respondió:
¿Qué expectativa tiene con estos nuevos tiempos de la política?
Primero quiero decir que en la ciudad de Salta las cosas ya empezaron bien. El advenimiento del intendente Gustavo Sáenz, que es un amigo, un compañero, va a ser positivo porque es un muchacho con mucho empuje, con ganas de hacer cosas y que tiene muy claro qué es lo que quiere para la ciudad. A nosotros nos impulsa a ayudarlo por el gesto muy grande que tuvo al designar como secretario de Cultura y Turismo a nuestro compañero Pablo López, el conductor del gremio gastronómico en Salta. En ese sentido, vamos a trabajar juntos porque queremos que Salta siga incrementado el turismo porque esto va a repercutir fuertemente en más fuentes de trabajo. Desde este punto de vista tenemos un programa que lo vamos a consensuar con el nuevo intendente.
¿Qué a va pasar con el peronismo a nivel nacional?

Yo creo que el próximo año vamos a estar unidos. Estoy hablando del peronismo, no del Frente para la Victoria y el kirchnerismo, que es otra agrupación, que no tiene nada que ver con los postulados del Partido Justicialista. Queremos normalizar el peronismo y esto se concretará a través de elecciones libres en todo el país. Ya estamos trabajando y esperamos contar con muchos peronistas que fueron espantados por las políticas kirchneristas.
¿Ya se han establecido algunos acuerdos?

Sí, ya hemos establecidos las bases para un acuerdo entre el Frente Renovador y la CGT Azul y Blanca que está integrada por más de sesenta gremios. El candidato nuestro se llama José Manuel de la Sota y vamos a trabajar para que sea el presidente del peronismo. Estamos convencidos de que es el hombre más representativo del PJ, el que sabrá bregar para que nos volvamos a unirnos para recuperar el poder que perdimos. Después de tantos años de quietud nos está haciendo falta un debate interno profundo.
¿Cuál es el objetivo?

El objetivo en la primera etapa es trabajar fuertemente para ser una alternativa en las elecciones legislativas de 2017 y, a partir de allí, impulsar la candidatura a presidente de Sergio Massa para 2019. Convencido estamos de que con la experiencia que Sergio adquirió en las elecciones este año y con los más de cinco millones de votos que obtuvo el 25 de octubre, creemos que es el único candidato capaz de conducir los destinos del país con el sello del auténtico peronismo. Creo que si queremos conseguir esas metas hay que empezar a recorrer al país para levantar las banderas de nuestro partido. Hay muchos hombres con experiencia, como el exgobernador de Salta, y jóvenes con proyectos y compromiso como Sergio Massa. De eso se trata el peronismo.
¿Qué opina de la actitud de Cristina Kirchner de haberse negado a participar del traspaso de mando?
Lo que hizo Cristina es una vergenza nacional. Y se fue de la manera que todos esperaban. La señora no está bien. Desde hace muchos años veníamos planteando esta situación, de su enfermedad. Está enferma. Lógicamente, la mayor enfermedad que padece es enfermedad de poder. Como consecuencia de esta patología, ella no entendió que terminó su ciclo, que terminó su poder. Por eso fue penosa la forma en que dejó el cargo. Con su actitud le faltó el respeto a todos los argentinos y a los presidentes de los países vecinos que vinieron a participar del traspaso de mando.
¿Que cree que va a pasar con la expresidenta?

Seguramente se irá a El Calafate pero, como digo yo siempre, va a tener que volver seguido a Buenos Aires, donde no tendrá problemas de alojamiento porque tiene varios departamentos en Puerto Madero. Tampoco tendrá problemas de traslado porque desde allí le quedará muy cerca los tribunales de Comodoro Py. Digo esto porque en esos tribunales hay acumuladas 746 causas federales contra los exfuncionarios kirchnerista. Cristina encabeza la nómina con trescientas causas, así que tendrá que estar muy cerca para rendir cuentas a la Justicia.
¿Usted cree que la Justicia se va a poner a la altura de las circunstancias?

Por mi experiencia le puedo asegurar que en la Argentina la Justicia empieza a funcionar cuando se van los gobiernos y esta no será la excepción.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


German  Ruarte
German Ruarte · Hace 11 meses

BUENO, BUENO, VOY CAMINO A DESAFILIARME DEL PERONISMO, PASIVO, ( LO MIO ), NO TOLERARIA, QUE ESTOS DOS SE DEN DE PERONISTAS, BARRIONUEVO ( EL QUE DIJO NO HAY QUE ROBAR POR DOS AÑOS, POR ALGO LO DIJO), Y DE LA SHOTA, ( QUE DE PERONISTA NO TIENE NADA, YA QUE VOTO POR UN NEOLIBERAL ) . DESPUES DE PERSONAJES COMO ESTOS, HAY PERONISMO?.

Gilgamesh Enkidu
Gilgamesh Enkidu · Hace 11 meses

De la Sota contribuyo a que el Pj perdiera las elecciones y ahora quiere volver como presidente? ... Plop...

Julian Centella
Julian Centella · Hace 11 meses

La izquierda, la derecha, el centro, todos y todas, son alguna de las caras del peronismo. Trostkistas y comunistas, fascistas y liberales, el colectivo LGBT (Lesbianas, gays, bisexuales y trans), católicos integristas y curas villeros, burócratas sindicales y sindicalistas combativos, son peronistas o se sienten obligados a atajarse. Dicen “me crié en un barrio peronista”, “mi familia era peronista”, “mi mejor amigo es peronista”. Detrás de “nadie puede estar en contra de las banderas de la justicia social” esgrimido por los políticos más ajenos a la cultura peronista, se esconde el pragmatismo de no negarse a recibir un voto peronista, pero también el temor a que te pongan de “gorila” y salgas del juego. Nadie quiere cargar esa mochila. ¡¡¡FALSOS COMO "MONEDA DE COBRE"!!! Discutir a Perón y al peronismo, preguntar, pedir explicaciones, es convocar a los demonios. Si sos peronista, o fuiste, temés que se desaten sobre tu vida las Diez Plagas de Egipto, que pases al bando enemigo, que te tilden de traidor/a. EL PERONISMO ES UN COBIJO. Es la argentinidad posible, tan ingenua como violenta, que elige vivir ensimismada para evitar confrontarse con la realidad. Es el melodrama a escala social, la dramaturgia simple del bueno y el malo, Braden o Perón, Patria o buitres, la gran escena de nuestras emociones en estado puro: el mito argento que aceptamos, el precio por pertenecer. La lealtad peronista se acabó el día en que los "cabecitas negras" lavaron sus patas en la fuente de la Plaza de Mayo. Aquel "subsuelo de la patria sublevada", fue el principio del fin de la llamada Lealtad Peronista. El final llegó cuando el Partido Peronista comenzó a llamarse Partido Justicialista, en el año 1964. Si bien durante la vida del conductor pudieron, aún, mantenerse importantes manifestaciones de fidelidad, a partir del 1 de julio de 1974, el PJ se convirtió en coto de caza de cuanto oportunista, bajo la hipócrita máscara de la lealtad, encontrara útil para sus intereses personales y las más encontradas ideologías. Pocos justicialistas han sido fieles a la doctrina peronista y no han tenido drama -como girasoles- en ir variando su alegada ideología. Así, las consignas del peronismo han sido usurpadas tanto por las corrientes de extrema derecha como de una izquierda autoimaginada. Y quienes estuvieron acompañando las políticas de la derecha neoliberal no tuvieron ningún empacho en trasvertiese de pseudoprogresistas. Es una realidad política incontrastable que la gran mayoría de los dirigentes del progresismo K, son hijos políticos de Carlos Menem. El apoyo explícito del matrimonio Kirchner a la política neoliberal del riojano, está ampliamente documentado. "compañero" Barrionuevo: PERON DECIA "un hombre humilde al servicio de una causa demasiado grande para mí". En este contexto, Perón demostró históricamente que gobernar no consiste en mandar con látigo y chequera, ni ser obedecido ciegamente por obsecuentes ni tomar decisiones en un cenáculo minúsculo tripartito, sino que solo se puede gobernar conduciendo con el pueblo organizado libremente. USTED Y TANTOS OTROS "USO" AL PERONISMO EN BENEFICIO PROPIO. QUE ESPERAN USTED Y LOS OTROS QUE SIGAMOS HACIENDOLE "HULA HULA"???


Se está leyendo ahora