Decenas de familias del paraje El Naranjo, ubicado en el departamento de Rosario de la Frontera, participan de un programa de capacitación para realizar en sus terrenos huertas orgánicas, familiares y comunitarias, libres de todo tipo de aditamentos químicos.
Las familias del paraje son asesoradas y capacitadas por personal que integra el programa ProHuerta, perteneciente al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).
Uno de los objetivos de dicho programa es que todas aquellas familias que se encuentren en situación de vulnerabilidad puedan acceder a una alimentación nutritiva y saludable.
Con este objetivo, concejales rosarinos y el INTA les brindan a la población rural todo lo que necesitan para poner en marcha huertas orgánicas en sus propios hogares y comunidades.
Entre las acciones tendientes a profundizar esta línea de trabajo se encuentran la entrega de semillas, plantas de frutales, animales de granja y herramientas. También se realiza el dictado de talleres y charlas, con el objetivo de capacitar a las familias interesadas en este proyecto.
Además, se asesora a las familias técnicamente para que comercialicen eventuales excedentes en ferias de la economía regional o impulsen emprendimientos productivos.
"Queremos que quienes más lo necesitan también tengan la oportunidad de generarse su propio sustento alimentario. Además, al instalar recursos y conocimientos, favorecemos que se integren, se arraiguen en sus comunidades y valoren sus propias capacidades", explicó Aidé Lackner de Bibilone, responsable del programa ProHuerta.
"Junto a este programa se adhiere el reparto de gallinas ponedoras y pollitos bebés parrilleros para que las familias de El Naranjo puedan tener su propia producción. Estas entregas se concretarán en los próximos días", manifestó por su parte el concejal Sebastián Iglesias, uno de los artífices de la iniciativa.

Desarrollo turístico

La localidad de El Naranjo se encuentra ubicado a 18 kilómetros, al norte de la ciudad de Rosario de la Frontera.
El paraje cuenta con una población aproximada de 300 habitantes, la mayoría de los cuales se dedica a tareas agrícolaganaderas.
Los menos se dedican a trabajos en la administración pública, la docencia o bien son jubilados.
El paraje cuenta una escuela primaria y otra secundaria, un centro de salud y una capilla que data del siglo XVII, en cuyo interior se encuentra un Cristo articulado en madera, construido por los jesuitas que habitaron en la zona.
Recientemente se firmó un convenio entre el Inta local y la Gerencia de Empleo y Capacitación Laboral (Gecal) para llevar adelante capacitaciones entre los habitantes para desarrollar productos turísticos locales y generar una nueva alternativa de desarrollo.
El objetivo del acuerdo es aprovechar las bellezas naturales de la zona y su cultura, muy rica en tradiciones gauchas, para encontrar en el turismo una fuente de empleo.

Acequia

Por otro lado, se llevó adelante una reunión con autoridades locales para gestionar la construcción de una toma de agua en una acequia de la zona. De la reunión participaron el concejal Sebastián Iglesias y varios vecinos, quienes plantearon la necesidad de reconstruir la toma de agua de la acequia.
"Esta obra mejorará la provisión de agua para riego y para los animales. Por ende, mejorara los rindes productivos", dijo el edil.
"Los vecinos nos elevaron una nota con la firma de muchas familias. Desde el Conejo Deliberante elaboramos un proyecto de resolución en el que se solicita al Ejecutivo municipal tomar cartas en el asunto. Estimamos que en los próximos días habrá novedades", concluyó el edil rosarino.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Mario Chaparro
Mario Chaparro · Hace 2 meses

Lo de Prohuerta me parece estupendo, pero esta capacitacion debería extenderse sobre todo a las zonas donde la gente posee terrenos de mayor extención como por ejemplo en la silleta, el encon grande, el encon chico etc, conosco varios vecinos que podrían autosolventarse y tener su propia huerta para consumo personal. Mario

Se está leyendo ahora