El Centro de Emprendedores de Cachi puso en funcionamiento sus nuevas oficinas, desde donde brindarán capacitación y asistencia profesional para la formulación de proyectos y nuevos desarrollos productivos.
La nueva institución integra un grupo de siete centros de emprendedores regionales que se creó para alentar el aprendizaje, la formación y facilitar el acceso al crédito en distintos puntos, desarrollando un trabajo articuladamente con los municipios a través del Ministerio de Ambiente y Producción Sustentable.
En la ocasión, el secretario del área, Nicolás Ramos Mejía, dijo creer "fervientemente en la inclusión social a través del trabajo, y, al igual que los demás centros, este será la casa de los emprendedores y productores del valle".
Se refirió además a los más de 14 mil emprendedores capacitados en el último año y remarcó el compromiso de generar cada vez más oportunidades y herramientas que favorezcan el crecimiento de la región.

Instituciones regionales
Los Centros de Emprendedores Regionales son impulsados por el Ministerio de Ambiente y Producción Sustentable a través de la Subsecretaría de MiPyMes y Desarrollo Local, que tienen el objetivo de reforzar las tareas de desarrollo en la comunidad en las que se encuentran.
En estos establecimientos se ofrecen cursos de formación y asistencia técnica, financiamiento, evaluación y seguimiento para garantizar la promoción de redes de contacto e impulsar el trabajo en comunidad, con el asesoramiento específico para que los proyectos sean elaborados correctamente y, sobre todo, los emprendedores puedan acceder a créditos y garantizar el éxito de sus iniciativas.

Logros y expectativas
La habilitación de la sede contó con la presencia de la intendenta saliente, Fany Flores de Guitián, quien resaltó la cultura del trabajo que se impuso en Cachi y pueblos aledaños. Ahora, los proyectos tendrán en la sede el apoyo que requieren para su desarrollo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia


Erik Larsen
Erik Larsen · Hace 11 meses

Los emprendedores no necesitamos dádivas. Lo único que necesitamos es que NOS DEJEN TRABAJAR. Quítennos de encima sus ridículos impuestos y regulaciones, y DÉJENNOS TRABAJAR Y DAR TRABAJO. Estas oficinitas truchas son sólo pantallas para que los amigotes se lleven la guita de nuestros impuestos inventando curros.