Tal como estaba previsto, el sacerdote Agustín Rosa Torino se presentó ayer a declarar ante la fiscal de la causa y quedó imputado por el delito de "abuso sexualgravemente ultrajante agravado por su condición de ministro de culto". Luego de cumplir con el control de legalidad en el juzgado de Garantías 1 a cargo de la jueza Ada Zunino, el religioso fue conducido por la custodia hasta la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, donde lo aguardaba la fiscal Luján Sodero.
Acompañado por su abogado, Raymundo Sosa, y a paso lento caminó por el largo pasillo del segundo piso y se enfrentó a los flashes de los fotógrafos y las cámaras de la televisión. "Voy a declarar, confío en la gracia de Dios", expresó de manera escueta. Media hora después abandonó el despacho de la fiscal luego de tomar conocimiento de los cargos que le imputan. "Lo que hice fue negar en forma terminante esas acusaciones que son totalmente infundadas", señaló a los medios. Rosas apuntó: "No puedo negar lo sorprendido que estoy porque son actos difamatorios y más aún con estas psicosis que se ha generado en el país de abusos aberrantes de sacerdotes y que la iglesia aparezca involucrada en estas cosas", dijo. Y agregó que todo este movimiento le llama la atención y que lo llena de tristeza.
Embed
La fiscal Sodero explicó que en esta oportunidad el fundador del Instituto Religioso Discípulos de Jesús de San Juan Bautista únicamente fue imputado por el caso del exnovicio Jair Gyurkovitz. Se trata del joven que denunció haber sido víctima de abusos por parte de Rosa y Nicolás Parma, otro de los sacerdotes de la congregación. "Ese chico fue llevado al instituto por otro hermano y como tenía que terminar la secundaria se trasladó a la Patogonia y por ese motivo lo veía una vez al año. Cuando terminó los estudios inició el noviciado, pero no tenía mucho contacto con él", aseguró.
Al referirse a las graves imputaciones que pesan en su contra, sostuvo: "No entiendo el por qué ni el motivo". Al tiempo que negó haber tenido conocimiento de abusos sexuales en la congregación. "Lo que puedo decir es que en el instituto siempre hemos procedido de acuerdo a las normas canónicas que manda la iglesia. Entonces, cuando hubo algún comportamiento que no correspondía a un religioso hemos obrado de acuerdo a lo que el derecho canónico nos pide", aseguró.
Rosa atribuyó las imputaciones a una persecución de ciertas personas, sin especificar quiénes. Lo que dejó entrever es que su relación con el arzobispo de Salta era distante y lo explicó en estos términos: "Cuando estaba monseñor Blanchoud aprobó la tarea que veníamos desarrollando, pero cuando llegó monseñor Mario Carnello puso en revisión todo. Estuvo 9 años haciendo consultas sobre nuestro instituto, incluso requiriendo información a Roma, y recién en 2009 aprobó el decreto".
Y agrego: "Apoyo de parte de monseñor Cargnello no tuve, pero él cumplió como obispo y yo cumplí como fundador de la congregación". El sacerdote también calificó de infundada la denuncia de la exmonja Valeria Zarsa, quien lo acusó de abuso sexual. "Lo que dice Valeria es totalmente falso y me llama la atención lo que dijo porque jamás tuve ninguna cuestión personal y ella sabe más que nadie que siempre he tratado de estar cerca de la gente de la congregación", dijo.
Tras su presentación en la fiscalía, el cura Rosa retornó al sanatorio privado donde está internado desde el miércoles por problemas de salud. Previo a su declaración, el abogado Sosa pidió la detención domiciliaria ante la jueza Zunino con el argumento de que no hay peligro de fuga o entorpecimiento de la investigación o la prueba.
Embed
"Voy a evaluar el pedido de la defensa y la calidad de imputación que pesa contra el imputado y luego correré vista de mi decisión a la fiscal Sodero", expresó la magistrada a El Tribuno. Lo que se sabe es que en caso de que la magistrada no haga lugar al pedido podría disponer que el sacerdote sea alojado en la unidad penal de villa Las Rosas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...