Seis jóvenes, entre ellos una adolescente de 15 años, fueron imputados hoy por "abuso sexual agravado por el número de participantes" y acusados de formar parte de un mecanismo de captación de chicas a través de Facebook para luego alcoholizarlas, doparlas y violarlas en una vivienda del barrio Campo Verde, en la capital jujeña.
El fiscal de Investigación 5 de Jujuy, Alejandro Maldonado, que interviene en la causa, informó que "hay varios elementos que configuran un accionar sistemático y sostenido en el tiempo, en el que puede haber más jóvenes damnificadas" y que tenía a la adolescente como nexo entre los abusadores y las víctimas.
La investigación judicial comenzó en junio pasado a partir de la denuncia de una menor que fue abusada, tras lo cual la Brigada de Investigaciones de la policía provincial realizó varios allanamientos simultáneos en domicilios de San Salvador de Jujuy, en los que detuvieron a cinco hombres y a una menor, todos integrantes de la banda.
Los detenidos fueron imputados por "abuso sexual agravado por el número de participantes". "No se descarta otros tipos de figuras como asociación ilícita en el caso de que determinemos que existieron otros tipos de delitos", dijo Maldonado.
De acuerdo con el Código Penal, las penas que les podría caber a los abusadores es de "8 a 20 años y más", indicaron fuentes judiciales.
Durante los allanamientos secuestraron prendas de vestir de mujeres, bebidas alcohólicas, pastillas, computadoras y teléfonos celulares -que serán peritados-, y además hallaron "varios DNI y elementos de otras menores".
El fiscal desmintió versiones periodísticas respecto a que los detenidos tenían un buen nivel económico e incluso alguna vinculación con la política, y que se manejaran con autos de alta gama.
"La única finalidad que tenían era acceder sexualmente y tenemos conocimiento de que cuatro chicas de entre 15 a 20 años fueron víctimas de estos sujetos", dijo.
El rol de la adolescente era entablar amistad con otras chicas a través de Facebook, luego las invitaban a ir a bailar pero antes las llevaban a la casa del barrio Campo Verde "con la excusa de hacer una previa", pero allí perdían el conocimiento, ya que eran alcoholizadas o drogadas, y se despertaban con evidentes signos de haber sido violadas.
Los investigadores sospechan que hay otras menores abusadas tras salir de boliches o fiestas con amigos, pero que no realizaron denuncias ya que "no se animarían a contar a sus padres".
A la par de esta causa, hay hechos de similares características que se investigan en otros juzgados y que "eventualmente podrían estar relacionados", incluso cometidos con anterioridad, indicó el fiscal.
Fuente: Télam

    ¿Qué te pareció esta noticia?

    Sección Editorial

    Comentá esta noticia

    

    Se está leyendo ahora