Gendarmes decomisaron 221 kg de cocaína. El procedimiento se realizó en la localidad de Uspallata (Mendoza) y contó con la colaboración de AFIP, para efectuar un control minucioso sobre un ómnibus procedente de Lima que viajaba con destino final Buenos Aires.
De este modo orientaron el rodado hacia la zona de control, donde un scanner confirmaría las sospechas de los funcionarios. En el piso entre el tanque residuos del baño y el compartimiento de la rueda de auxilio detectaron una chapa sellada que les permitió acceder al doble fondo. De ese lugar retiraron 200 paquetes envueltos en nylon color negro. Arrojando un peso total 221 kilos 045 gramos de cocaína de máxima pureza.
Intervino en ambos casos el Juzgado Federal de Nº 3 de Mendoza quien orientó secuestrar el estupefaciente y detener a los choferes involucrados en el hecho.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...