La mayoría de los siniestros surgieron por la quema de hojarasca, malezas y residuos. En lo que va de agosto ya se registraron 24 incendios. La Subsecretaría de Prevención de la Municipalidad, junto a Defensa Civil y Bomberos, trabaja a diario para evitar daños ambientales
Agosto es un mes crítico por la cantidad de incendios de pastizales que se registran en la ciudad. Las altas temperaturas, el viento y la baja humedad son factores que agravan los siniestros que se originan por el accionar del hombre.
Según informaron desde la Subsecretaría de Prevención y Emergencias de la Municipalidad, desde junio a la fecha se quemaron un total de 83,24 hectáreas en distintos sectores de la capital. En junio, como consecuencia del fuego se perdieron 3 hectáreas; en julio hubo 34 incendios que afectaron un total de 29 hectáreas, en tanto en lo que va de agosto ya se registraron 24 incendios que ocasionaron la quema de 51,24 hectáreas. La mayoría de estos siniestros surgieron a partir de la quema de hojas secas, residuos y microbasurales.
El organismo municipal, que trabaja incansablemente para sofocar los focos de incendios y evitar su propagación, elaboró un mapa de zonas críticas o riesgosas, que incluye los cerros San Bernardo y 20 de Febrero, los barrios Floresta y Autódromo, villa Las Rosas, villa Mitre, avenida Perón, el campo militar, la ladera de la avenida Bolivia, parque La Vega, Solidaridad y la zona de la Virgen del Cerro, entre otros sectores.
Es importante señalar además que la repartición municipal ya comenzó con la realización de quemas controladas para reducir el riesgo de incendios. La primera de estas tareas se llevó a cabo a cabo en San Luis, con la participación de bomberos de la zona, quienes fueron previamente capacitados por operadores de Prevención.
La quema controlada es una técnica de manejo que se realiza en un área específica, dentro de la cual el fuego queda confinado. Se hace bajo condiciones meteorológicas seleccionadas y con normas de seguridad adecuadas.
Protocolo de actuación
Ante la presencia de una columna de humo o quema irresponsable, se debe llamar al Sistema de Emergencias 911, que deriva el alerta a la Subsecretaría de Prevención y Emergencias, dando inicio así al protocolo por incendio forestal.
Personal altamente capacitado de la repartición municipal se traslada al lugar, verifica el hecho y actúa en forma inmediata. Dependiendo de la magnitud del siniestro se solicita apoyo a Defensa Civil de la provincia, que evaluará la situación y dará intervención a los Bomberos, en caso de ser necesario.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora