Mientras pastoreaba sus animales y sin imaginarse lo que tendría que ver, cerca de las 23.30 del domingo, un baquiano de 45 años descubrió un cadáver que al parecer sería de una mujer adulta.
El hombre, identificado por la Policía como Rogelio Rubén Ríos, caminaba a unos 500 m del dique Cabra Corral cuando un montículo de piedras llamó su atención y se acercó a ver de qué se trataba. Mientras se estaba aproximando alcanzó a ver que desde el montón de piedras sobresalía un pie (con su respectivo calzado) y parte de un rostro, más precisamente la dentadura. Parecían de un cuerpo humano.
El pastor alertó de inmediato a los efectivos de la dependencia perteneciente a Coronel Moldes, quienes tras recibir el mensaje del baquiano no tardaron en trasladarse hasta el lugar.
Además de los policías de esa jurisdicción, también se hizo presente personal de la División Lacustre y Fluvial, quienes detallaron que a poco más de 400 metros de la compuerta del dique se encontraba "un cuerpo humano semienterrado".
Los restos estaban sobre la ruta 47, kilómetro 26. En la zona se puede observar un acceso por un camino de ripio hasta llegar al lugar donde estaba el cadáver.
Ríos fue entrevistado por el personal policial y tuvo que relatar los pormenores del hallazgo.
Según se supo, mientras buscaba a sus animales observó el montículo de piedras y se acercó. Previo a llegar al lugar, el hombre habría sentido un intenso olor nauseabundo, fue el primer indicio antes de ver el cadáver.
Dado el avanzado estado de descomposición del cuerpo, y las partes que alcanzó a divisar, el baquiano no se animó a quitar las piedras y dio aviso de inmediato a la dependencia policial.
El nivel de descomposición de los restos humanos hizo que hasta el cierre de esta edición solo se manejara la hipótesis de que se trata de una mujer adulta, sin datos sobre su identidad.
El cadáver tenía una de sus extremidades, un pie, por fuera de las piedras, al igual que parte de su rostro, la dentadura. Los animales se acercaron y comenzaron a excavar el lugar, dejando al descubierto esas partes del cuerpo.
Casi inmediatamente comenzaron a surgir nombres de personas que han desaparecido hace un tiempo en la provincia, e incluso en los últimos días. Sin embargo, la falta de información por parte del CIF, que por disposición del fiscal actuante se encargó de analizar el cuerpo, condujo a reservar los hipotéticos nombres de mujeres desaparecidas en Salta.
Minutos después de encontrar el cuerpo y luego de consultar al doctor Soria del GAP, se dispuso que se preservara el lugar del hecho debido a la oscuridad y que se reiniciara en horas de la mañana la pesquisa junto al personal del CIF.
Alta descomposición
Según expertos en medicina forense, la descomposición del cuerpo tarda más en individuos grandes que en cuerpos más delgados o pequeños.
El proceso de putrefacción pasa por cuatro fases evolutivas. La primera se desarrolla con la existencia de un cambio en el color de los tejidos del cadáver que puede observarse a simple vista.
Luego, el cuerpo se hincha, tras lo que se inicia la destrucción de los tejidos. Según las condiciones, la fase conocida como colicuativa, puede durar desde 96 horas a 12 meses. Período tras el cual empezaría la reducción del esqueleto.
En esta oportunidad y según fuentes policiales, el presunto cuerpo de mujer -de avanzada edad- estaba con niveles de descomposición muy importantes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora