El intendente de Orán, Marcelo Lara Gros, fue contundente en sus declaraciones: "Nosotros no nos haremos cargo de ningún trabajador que actualmente presta servicio en la delegación de Aguas Blancas. De los mismos deberá hacerse cargo (Sergio) Oliva". Lo dijo en varios medios oranenses como respuesta a la organización de la flamante comuna, la número 60 de la provincia.
Y así le tiró la pelota al intendente electo, primer jefe comunal en la historia del pueblo fronterizo. "Esta decisión está tomada, porque creo que es lo que corresponde. Además, todos los trabajadores son oriundos de esa localidad y no van a viajar 50 kilómetros todos los días para trabajar en la Municipalidad de Orán. Al electo intendente Oliva lo ayudaré en todo lo que sea necesario, pero repito, él tendrá que absorber a todos los empleados", ratificó Lara Gros.
La respuesta
"Tengo voluntad, pero legalmente son empleados del municipio de Orán", explicó Sergio Oliva sobre la situación planteada. Así salió al cruce explicando el estado de los 43 empleados comunales que desempeñan funciones en la delegación, que dependen de Orán porque fueron nombrados oportunamente desde allí y de quienes no se tiene certeza sobre su futuro laboral.
Oliva señaló que se están realizando reuniones con su par oranense y con representantes de los sindicatos en busca de establecer los mecanismos más adecuados para que esos trabajadores tengan definida su estabilidad y la dependencia salarial y laboral.
El intendente electo fue claro al decir que "no puedo hacerme cargo de la categoría y los años de servicio que muchos de los empleados tienen", teniendo en cuenta que algunos de ellos cuentan entre 20 y 30 años de antigedad, con el sueldo que eso significa.
Explicó que sobre el total actual de empleados en relación al monto presupuestario, "solo necesitaré la mitad, integrando allí a la planta política y administrativos" e insistió en que legalmente pertenecen a Orán. Oliva reiteró que en estos días buscará resolver el tema con la Provincia, "porque yo también tengo mis compromisos y si me suman recursos no tengo problemas de incorporar a todos en las áreas necesarias".
La mirada sindical
La situación preocupa a todos los gremios que nuclean a los empleados municipales del departamento Orán, porque a pocos días del 10 de diciembre en que asuma el intendente y comience a funcionar formalmente el municipio, el conflicto de índole laboral ya está planteado.
Sobre la cuestión, el secretario de Empleados y Obreros Municipales, Mario Álvarez, estimó que "es responsabilidad de ambos la situación de los trabajadores". Señaló que hay 43 personas que trabajan en Aguas Blancas, la gran mayoría lugareños y el más antiguo con 30 años de trabajo. "Son empleados administrativos, de bromatología, tránsito y servicios públicos, que absorben en salarios mensuales unos 340 mil pesos, previstos en el presupuesto. Tenemos que sentarnos y hablar con seriedad. Nosotros somos responsables solidarios y como tales vamos a intervenir", anticipó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia


Reynaldo Copa Copa
Reynaldo Copa Copa · Hace 12 meses

Ahi esta "Chechito", votenloooooo!!!!, y los señores consejales electos que dicen los señores Fidel Saiquita, la gorda Vanesa Mansilla y la Chapaca Mirian Contreras tampoco abrieron la boca hasta ahoras? que barbaros que gente inexperta en estos casos, hora que van a hacer los empleados mas antiguos, como son los casos de los señores Mario "chueco" Crrizo, el "perro" Mario Arturo Banegas que ya estan proximos a jubilarse y asi otros tantos empleados que tieien varios años deantiguedad, quien les garantiza su continuidad laboral y que no pierdan sus antiguedades, estos politicos ladrones antes que asuman ya piensan en robar y quedarse con la plata del pueblo, ninguno sirva para nada, ni los Contreras tampoco.-