A medida que el conflicto laboral en el ingenio Tabacal se prolonga, la crisis comienza a apretar a los más débiles de esta puja: los obreros que no cobran sus sueldos hace dos meses y ya no tienen qué darle de comer a sus familias.
Es que a la flexibilidad puesta de manifiesto por la empresa en la negociación paritaria se contrapone la inflexibilidad del Sindicato de Trabajadores del Azúcar, que además, para decirlo claro, no hace más que "correr el arco" en cada reunión realizada en el Ministerio de Trabajo, como si el fin último fuera no arribar a ningún acuerdo, que la zafra se pierda definitivamente y la empresa opte, finalmente, por dedicar esas miles de hectáreas a otros cultivos, tanto o más rentables, pero que ocupan solo un 10% de la mano de obra que se emplea en la cosecha de caña.
El último comunicado oficial de la compañía, difundido luego de la última reunión con los sindicalistas es claro al respecto: Tabacal ofreció un aumento del 41,4% que llevaría la tira de la categoría 1 a 16.300 pesos, que se acreditaría así como el retroactivo por los días trabajados, al cuarto día hábil de firmado el acuerdo salarial y la reanudación de la zafra.
El sindicato acataría la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo de la Nación, con corrimiento de plazos, y las partes seguirían negociando las condiciones de trabajo y la compensación por la implementación del 4º turno.
En este punto hay que recordar que la empresa se vio en un dilema comercial en este último tiempo. Al ser una compañía en condiciones de exportar parte de su producción se dio con que los posibles compradores internacionales exigen que el producto que vayan a adquirir, es decir el azúcar, esté libre de trabajo infantil y libre de trabajo a destajo, lo que se considera en el mundo como "trabajo esclavo".
Para cumplir ese requisito la empresa ideó la implementación de ya famoso "cuarto turno", que no es ni más ni menos que hacer ingresar más gente a la planta para que los actuales obreros tengan su día de descanso semanal. Esto es, romper con la tradición por la que los zafreros trabajaron desde siempre a destajo, es decir entre 180 y 200 días corridos.
Y aquí es donde el sindicato se opone férreamente a esa posibilidad, a pesar de la increíble oferta realizada por la empresa. Increíble porque se ofreció pagar a los obreros que trabajarán menos días una "compensación" nada más y nada menos que de $75.000, en cuotas.
Pero los gremialistas se oponen no porque sea una oferta despreciable sino porque desconfían de que toda la gente que ingrese no sea agremiada y termine perdiendo poder al tener menor porcentaje de afiliados. Por eso suma exigencias desmedidas a la paritaria, como por ejemplo, que la empresa haga ingresar gente con certificado médico "No Apto".
Por su parte, el Sindicato de Trabajadores del Azúcar realizó una conferencia de prensa en la sede de la CTA Salta, en la que difundió su postura.
Allí el secretario general del STA, Martín Olivera, manifestó que se opusieron "a la insólita medida de Seaborn Corporation de querer sumariar a los trabajadores por los 62 días de huelga, que mantienen su reclamo por las disposiciones que quiere implementar la patronal, como considerar al paro un acto ilegal y por lo tanto no pagar los días caídos".
Respecto del cuarto turno, Olivera dijo que implica "la reducción de horas laborales y la reducción del salario, entre otras disposiciones que afectan a todos los trabajadores".
Pero nada dijo el gremialista en la rueda de prensa de la jugosa oferta de compensación realizada por la empresa.
"Toda esta situación no genera un ámbito propicio de negociación. Vamos a seguir firmes y resistiendo hasta que obtengamos un acuerdo favorable", expresó Olivera.

La cordura empresaria

En su comunicado oficial, Tabacal recordó que se abrió otro cuarto intermedio hasta el próximo miércoles a las 11, cuando se realizará otra reunión en Salta. Y lamentó "una vez más, la continua pérdida de días de zafra y su impacto sobre los trabajadores de Tabacal y los de empresas contratistas y sobre la comunidad toda. Esta posición del STA terminará llevándonos a la pérdida de la zafra, la cancelación de inversiones que generan empleo genuino y de calidad, y la revisión, por parte de los accionistas, de la continuidad de algunos negocios".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


JUANJO GAR
JUANJO GAR · Hace 1 mes

HAY DE TODO EN ESTE RECLAMO, YO SOY DE LA ZONA Y CONOZCO EL TEMA...DETRAS DE LOS QUE REALMENTE TRABAJAN , ESTAN TAMBIEN UNA SARTA DE VAGOS Y OPORTUNISTAS QUE SE HACEN PASAR POR DIRIGENTES Y NO TRABAJA NINGUNO.. ELLOS GANAN GUITA DE ARRIBA Y HACIENDO KILOMBO, MIENTRAS LOS QUE REALMENTE LABURAN QUEDAN EN EL MEDIO... HAY QUE SACAR A LOS ÑOQUIS QUE QUIEREN SEGUIR CHORRIANDO A COSTILLA DEL TARBAJADOR SIN HACER NADA.." "HAY MAS CACIQUES QUE INDIOS"" ..DICE EL DICHO.. SE TIENE QUE ACABAR ESTA POLITICA DE MANTENER VAGOS...LOS QUE HACEN KILOMBO QUE VAYAN EN CANA Y PUNTO..AHI SE ACABA TODO

JUANJO GAR
JUANJO GAR · Hace 1 mes

HAY DE TODO EN ESTE RECLAMO, YO SOY DE LA ZONA Y CONOZCO EL TEMA...DETRAS DE LOS QUE REALMENTE TRABAJAN , ESTAN TAMBIEN UNA SARTA DE VAGOS Y OPORTUNISTAS QUE SE HACEN PASAR POR DIRIGENTES Y NO TRABAJA NINGUNO.. ELLOS GANAN GUITA DE ARRIBA Y HACIENDO KILOMBO, MIENTRAS LOS QUE REALMENTE LABURAN QUEDAN EN EL MEDIO... HAY QUE SACAR A LOS ÑOQUIS QUE QUIEREN SEGUIR CHORRIANDO A COSTILLA DEL TARBAJADOR SIN HACER NADA.." "HAY MAS CACIQUES QUE INDIOS"" ..DICE EL DICHO.. SE TIENE QUE ACABAR ESTA POLITICA DE MANTENER VAGOS...LOS QUE HACEN KILOMBO QUE VAYAN EN CANA Y PUNTO..AHI SE ACABA TODO

Ruben Barraza
Ruben Barraza · Hace 1 mes

¡¡¡ como està el chupaculaje patronal!!!

Diego Vazquez
Diego Vazquez · Hace 1 mes

los obreros de la fabrica solo quieren vivir de planes, chupando y coqueando sino ya se le hubieran plantado al gremio buscando trabajo.

Re KennethU
Re KennethU · Hace 1 mes

Y los obreros no son capaces de darles un treemndo patadón en donde no les dea el sol a los sindicalistas que los condenan a morirse de hambre??. Debe ser porque estos malos bichos tienen patotas bien pagadas para protegerlos. Igualito que las mafias.

Se está leyendo ahora